Crea Bush millonario fondo para apurar la democracia en Cuba

Mundo

Washington y La Habana (AFP, ANSA, Reuters) - El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, anunció ayer la creación de un «fondo multimillonario» para apoyar iniciativas de «reconstrucción» en Cuba durante una eventual « transición» política, dijo que no aceptará otro dictador en la isla y llamó a los militares de ese país a reconocer que la revolución «fracasó» y que es momento de « abrazar el deseo de cambio».

«Anuncio una nueva iniciativa para desarrollar un fondo multimillonario para la libertad en Cuba», afirmó el presidente, en su primer discurso desde 2003 sobre Cuba, en el Departamento de Estado, ante representantes de la comunidad cubano-estadounidense y numerosos embajadores latinoamericanos. «Este fondo ayudará a los cubanos a reconstruir su economía y hacer la transición hacia la democracia», añadió el mandatario sin aportar cifras.

  • Pedido

    El presidente, que calificó a Cuba de «gulag tropical», pidió a la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y al secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez, copresidentes de la oficial Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre, que apuren sus esfuerzos para desarrollar el llamado Fondo Internacional para la Libertad en Cuba.

    Una semana antes de la votación en la Asamblea de la ONU, que condena anualmente el embargo, Bush llamó a la comunidad internacional a respaldar a los cubanos, a los que dijo en español que «su día ya viene llegando».

    «Llegó el momento de apoyar el movimiento para la democracia que está creciendo en la isla. Llegó el momento de estar al lado del pueblo cubano mientras se levanta por su libertad», manifestó el presidente, cuya administración considera que se inició una transición en Cuba desde que Fidel Castro, de 81 años, delegó el poder a su hermano Raúl en julio de 2006 por razones de salud.

    En su discurso, el mandatario reiteró que no levantará el embargo aplicado desde 1962 contra la isla, y que él mismo reforzó en 2004. «Mientras el régimen conserve su monopolio sobre la vida política y económica de los cubanos, Estados Unidos mantendrá el embargo», aseguró.

    Bush, quien habló delante de una fila de disidentes cubanos ubicados a sus espaldas, también pidió al Congreso, donde han sido presentadas varias medidas desde principio de año para flexibilizar el embargo, que muestre « apoyo» a los cubanos manteniendo en vigor la medida.

    En un hecho significativo, Bush exhortó a militares, policías y funcionarios cubanos a no impedir «el llamado a la libertad» cuando el momento llegue.

    «Cuando los cubanos se levanten para exigir su libertad, la libertad que merecen, ustedes tienen que tomar una decisión: van a defender a un orden desacreditado y moribundo usando la fuerza contra su propio pueblo o van a abrazar el deseo de cambio de su pueblo», afirmó.

    «Viva Cuba libre», terminó diciendo en español ante una concurrencia que se puso de pie para aplaudirlo, a excepción de los embajadores latinoamericanos ante la OEA que se hicieron presentes al acto.

    Gutiérrez, de origen cubano, explicó en una posterior rueda de prensa que el discurso de Bush es un llamado a que la comunidad internacional «se pronuncie» sobre la situación en la isla.

    En La Habana, el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, acusó a Bush de promover un cambio «por la fuerza» en Cuba e incitar a un levantamiento interno.

    «Es una confirmación de que la política en vigor en el régimen de Bush es el cambio de régimen de Cuba, incluso por la fuerza. Sus palabras vienen a confirmarlo», subrayó Pérez Roque en conferencia de prensa.

    El discurso «se entiende como una invocación a la violencia, un llamado al uso de la fuerza para derrocar la revolución e imponer sus designios en Cuba», añadió el canciller.

    «Usted delira, está delirando. Usted le está hablando a un ejército de libertadores. Usted olvida que en Cuba el ejército es el pueblo uniformado», dijo Pérez Roque dirigiéndose directamente al jefe de la Casa Blanca.

    Mientras, los disidentes internos recibieron los anuncios de Bush como un respaldo a sus demandas de «libertad», aunque mostraron matices.

  • Peligro

    «Todo lo que se pueda hacer para apoyar la transición, o sea, el proceso democrático en Cuba, es bien recibido, pero independientemente de todo lo que se haga, lo más importante es lo que podamos hacer nosotros desde aquí adentro, lo que pueda hacer el pueblo de Cuba», declaró la opositora Martha Beatriz Roque.

    El disidente Vladimiro Roca indicó que «toda la ayuda que venga para democratizar Cuba siempre será buena», pero matizó alertando sobre el peligro de que las nuevas medidas puedan ser usadas por las autoridades para acentuar la represión. «Eso es un riesgo, porque utilizan cualquier pretexto para reprimir a la oposición, pero es un riesgo asumido», dijo Roca.
  • Dejá tu comentario