Ecuador: triunfo del Sí en el referéndum para reformar el sistema judicial

Mundo

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, se encaminaba a ganar el sábado un referendo para reformar el sistema judicial y regular más de cerca a los medios de comunicación, revelaron sondeos, algo que sus opositores aseguran le daría demasiado poder.

Un estudio a boca de urna del encuestador Santiago Pérez, que tiene entre sus clientes al Gobierno, reportó un 62 por ciento de los votos válidos a favor de las propuestas del mandatario de izquierda. Otro sondeo privado de Cedatos-Gallup dio un apoyo del 57 por ciento a las iniciativas de Correa.

El mandatario es muy popular entre las clases pobres por sus programas sociales en salud, educación y vivienda, pero es acusado por rivales de tener un estilo autoritario de Gobierno y de buscar acaparar el poder en el país andino.

"Está claro que le estamos dando demasiado poder, pero es necesario, no importa. Alguien debe poner en orden este país", dijo César Acosta, un constructor de 67 años, tras sufragar en un barrio popular al norte de Quito.

Una de las reformas más controvertidas es la propuesta de un cambio estructural del sistema judicial, que muchos votantes esperaban que ayude a reducir los niveles de inseguridad y la delincuencia que sufre Ecuador, pero algunos critican porque daría mayor influencia a Correa en la designación de jueces.

Otro de los puntos polémicos es la propuesta de regular la actividad y contenidos de los medios de comunicación.

El presidente proclamó la victoria del Gobierno en el referendo y dijo que se impuso por más de 20 puntos porcentuales al "No".

"Contra toda esta falta de ética, falta de escrúpulos nos hemos tenido que enfrentar a los opositores y los hemos vencido a todos juntos gracias a Dios y al pueblo ecuatoriano", dijo Correa en una entrevista con un canal público, tras conocer los resultados preliminares.

Para los rivales de Correa, entre los que destaca el propio hermano mayor del mandatario, las reformas permitirían al presidente acumular poder para eventualmente utilizarlo contra enemigos políticos, poniendo en riesgo el juego democrático.

La consultora Eurasia Group dijo que un resultado favorable lo "fortalecerá políticamente y aumentará su control sobre los medios de comunicación y el poder judicial.

Correa busca con el referendo poder renovar los jueces del país -a quienes considera "corruptos"- a través de un órgano transitorio integrado por el Poder Ejecutivo, por el Legislativo -donde el oficialismo tiene una mayoría- y por un ente ciudadano afín al Gobierno que se encargaría de reemplazar a los magistrados en un plazo de 18 meses.

Además quiere que la Asamblea Nacional apruebe una ley para crear un consejo regulador de contenidos de los medios, relacionados con violencia, y prohibir que sus dueños realicen inversiones ajenas a la actividad periodística.

Los simpatizantes de Correa de a poco se concentraban en la sede del movimiento político del mandatario para celebrar lo que sus colaboradores calificaron de una victoria de su líder.

"Nos alegramos mucho, es un triunfo del presidente Correa", dijo a Reuters el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, hombre de confianza de Corra.

Encuestadores anticiparon que los resultados del referendo serán un termómetro del apoyo o rechazo al carismático mandatario de 48 años, que todavía no ha dicho si se postulará a la reelección en el 2013.

La campaña de Correa estuvo basada en demostrar la supuesta corrupción enquistada en el sistema judicial para justificar los cambios, y en criticar a los medios de comunicación privados, a los que calificó como sus "mayores adversarios" porque buscan desestabilizar a su Gobierno.

La oposición, dispersa y débil, logró en los últimos días sumar respaldo de la población que rechaza los planes socialistas y la personalidad del mandatario, al que califican de "prepotente" y lo acusan de servirse de la infraestructura estatal para realizar proselitismo político.

Pero los esfuerzos parecen no haber sido suficientes para revertir la tendencia. No obstante, en pocas provincias andinas y amazónicas el "No" se impuso, según sondeos preliminares.

Líderes opositores dijeron que los resultados muestran que no todo los escuatorianos están de acuerdo con el estilo confrontativo de Correa.

"Los resultados no dan esa goleada anunciada por el presidente Correa. Esperemos que el Gobierno Nacional tenga la capacidad para analizar los resultados y para introducir los cambios necesarios", dijo Alberto Acosta, quien paso de un aliado clave del Gobierno a un opositor.

Esta es la quinta vez que los ecuatorianos acuden a las urnas desde que Correa asumió el cargo en enero del 2007 con la promesa de construir un Ecuador socialista.

"Esperemos que no nos defraude y que cumpla con todos los cambios que ha ofrecido", dijo Inés Jaramillo, una jubilada que festejaba el triunfo del mandatario ondeando una bandera verde, color que identifica al movimiento político del Gobierno.

Dejá tu comentario