EEUU autorizó a BP a iniciar prueba crucial para contener derrame

Mundo

La empresa británica BP recibió la luz verde para realizar un crucial ensayo con un nuevo embudo con el que se busca poner fin a la fuga de crudo en el Golfo de México y las operaciones darán comienzo "pronto", anunciaron autoridades estadounidenses.

"En este momento emitiremos una orden a BP para que proceda con la prueba para verificar la integridad del pozo", dijo el almirante Thad Allen, supervisor del gobierno estadounidense para las tareas de contención de la fuga.

"Este ensayo se realilzará por un máximo de 48 horas, momento en el que evaluaremos dónde estamos y los pasos a seguir", agregó.

Prevista para el martes, la prueba fue demorada para este miércoles con la intención de despejar todos los riesgos.

"Hicimos esto (la demora) para asegurarnos de que tomábamos los debidos recaudos" y "para estar seguros de que no causábamos daños irreversibles al pozo", indicó Allen.

La decisión de retrasar la prueba se tomó luego de una reunión con el secretario estadounidense de Energía, Steven Chu, un premio Nobel de Física y otros expertos de alto nivel.

La Casa Blanca dijo que el presidente Barack Obama estaba siendo permanentemente informado de la situación y buscó transmitir al público la idea de que el gobierno estaba privilegiando la seguridad.

"Basados en nueva información y análisis, el secretario Chu y otros científicos concluyeron que la prueba debía hacerse con varias modificaciones y requerimientos de seguridad", señaló la Casa Blanca en un comunicado.

La prueba "requerirá ensayos sísmicos adicionales y un monitoreo de ROV's (sigla en inglés para Vehículos Operados en forma Remota) así como monitoreo acústico y de temperatura a lo largo de todo el test de integridad del pozo", agregó.

La prueba de presión destinada a evaluar la integridad del pozo, que se extiende cuatro km por debajo del lecho marino, a 1.500 metros de profundidad, incluye el cierre de las válvulas del embudo de 75 toneladas instalado el lunes sobre la fuga, en sustitución de un modelo precedente.

Una lectura de alta presión permitiría mantener cerradas las tres válvulas y cerrar el pozo. Una baja presión, en cambio, significaría que hay una pérdida en alguna parte del revestimiento del pozo petrolero.

Si el pozo no se sella totalmente con el embudo, BP planea instalar el primero de dos pozos de emergencia para frenar definitivamente el derrame.

"Serían estupendas noticias si podemos cerrar el pozo, pero no creo que podamos decir eso", señaló cauteloso Allen, quien dijo que "no quiero alentar las esperanzas acerca de que podemos cerrar el pozo hasta que tengamos los datos empíricos que necesitamos".

El martes, la Agencia Internacional de Energía (AIE) estimó que el hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon en el Golfo de México el 22 de abril provocó un derrame de 2,3 a 4,5 millones de barriles de crudo en el Golfo de México.

Dejá tu comentario