El asesinato de una mujer política desencadenó un temblor en los mercados

Mundo

• Wall Street se desplomó 1,42%; y Brasil, 0,8%.

• El petróleo tocó u$s 97 y el oro subió a u$s 828,5.

• Pakistán es un país clave para Estados Unidos y su guerra contra Bin Laden. La pesadilla: ¿puede Al-Qaeda tomar el gobierno y su arsenal nuclear?

• Magnicidio causó más violencia. Boicot a elección.

Rawalpindi, Pakistán (Reuters, EFE, DPA, AFP, ANSA) - La popular líder opositora de Pakistán Benazir Bhutto fue asesinada ayer tras protagonizar un acto electoral en la ciudad de Rawalpindi, en un hecho que amenaza con desestabilizar seriamente a un aliado clave de EE.UU. en la guerra contra el terrorismo, dotado de armas nucleares y escenario de un creciente activismo islamista.

La prensa estatal y el Partido del Pueblo de Pakistán (PPP), que lideraba Bhutto, confirmaron su muerte tras un atentado con armas de fuego y bomba, que además causó el fallecimiento de otras 20 personas y heridas al menos a 43. «Murió como una mártir», declaró el responsable del PPP, Rehman Malik.

Bhutto, de 54 años, falleció a las 18.16 hora local en un hospital en Rawalpindi (al sur de la capital Islamabad, en el norte del país). El canal Ary-One Television dijo que murió de un tiro en la cabeza tras el acto de campaña para las elecciones nacionales del 8 de enero, que ahora quedaron en el limbo (ver nota aparte). Su cuerpo será trasladado para su entierro a su provincia natal, Sindh, en el sur del país.

La policía informó que un terrorista suicida disparó contra la líder política cuando estaba saliendo del lugar del mitin, celebrado en el Parque Liaqat, antes de inmolarse.

«El hombre primero disparó contra el vehículo de Bhutto. Ella se agachó y entonces él se inmoló», explicó el oficial de policía Mohamad Shahid.

Testigos afirmaron haber escuchado dos disparos momentos antes de la explosión. Otros contaron que vieron varios cadáveres en una carretera, además de una cabeza humana.

No obstante, el marido de Bhutto, Asif Zardari, que ayer anunció su viaje a Pakistán junto a otros familiares desde Dubai para acudir al entierro, dijo a un canal privado de televisión paquistaní que su esposa había recibido un disparo en el cuello después de la explosión y no antes.

Una portavoz del partido de Bhutto, Sherry Rehman, resultó herida en el episodio.

  • Sospechoso

    Muchas personas se abrazaban y lloraban fueradel hospital donde murió. Otros gritaban lemas en contra de Musharraf, quien quedó en una posición frágil por no haber garantizado la seguridad de la mujer, con quien -según se especulaba-compartiría el poder después de las elecciones.

    Bhutto había sobrevivido a un atentado, el peor de la historia del país, el 18 de octubre, al regresar del exilio (ver nota aparte).

    Aunque no estaba claro aún qué grupo perpetró el ataque, la televisión estatal señaló como sospechoso al dirigente talibán Bailtullah Mahsud.

    Este, considerado por las fuerzas de seguridad paquistaníes responsable de una serie de atentados que causaron una decena de muertos este año, había amenazado varias veces a Bhutto con matarla si volvía de su exilio de casi 9 años para participar de las elecciones parlamentarias de enero.

    El hermano de Mahsud, Abdullah, que se había convertido en uno de los principales líderes de los talibanes después de ser liberado de la cárcel estadounidense de Guantánamo, en Cuba, se inmoló en julio pasado para evitar caer en manos de la policía paquistaní.

    En tanto, reportes de inteligencia habían revelado que los talibanes, Al-Qaeda y grupos de la Yihad paquistaní habían enviado suicidas para terminar con su vida.

    Los mercados financieros reaccionaron a la noticia y analistas dijeron que desató la clásica fuga de capitales a bienes considerados refugios seguros en momentos de tensiones geopolíticas.

    «Este es un acto de aquellos que quieren desintegrar-Pakistán porque ella era un símbolo de unidad. Ellos han terminado con la familia Bhutto. Son enemigos de Pakistán», dijo Farzana Raja, un importante funcionario del PPP.

    El padre de Bhutto, Zulfikar Ali Bhutto, fue el primer líder elegido popularmente en Pakistán. Fue ejecutado en 1979 después de ser depuesto por un golpe militar. Además, sus dos hermanos murieron en circunstancias misteriosas: uno, envenenado en Francia en 1985 y el otro, asesinado de un disparo en 1996 en Karachi (sur de Pakistán).

    El magnicidio, que derivó en serios hechos de violencia, ocurrió 13 días antes de una elección que Bhutto esperaba ganar para convertirse en primera ministra por tercera vez. Asimismo, priva de un personaje crucial a la transición democrática de Pakistán, un aliado estadounidense con armamento nuclear que está luchando para contener la violencia ligada a Al-Qaeda.

    El presidente Pervez Musharraf, cuya popularidad cayó en picada este año, podría posponer definitivamente la votación del mes próximo y volver a declarar el estado de excepción que duró seis semanas y que fue levantado el 15 de diciembre en medio de fuertes presiones internacionales.
  • Dejá tu comentario