El Papa renuncia a su pontificado: "Ya no tengo fuerzas"

Mundo

El papa Benedicto XVI anunció que dejará el pontificado el próximo 28 de febrero por su "edad avanzada " y por sentir que le falta el vigor para seguir en el cargo.

El Papa, de 85 años, hizo el anuncio durante un consistorio que celebró en el Vaticano para fijar las fechas en las que serán proclamados nuevos santos.

A los cardenales presentes les explicó en latín que les había convocado a este consistorio: "No sólo para las tres causas de canonización, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia".

El Papa afirmó que "después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino".

Benedicto XVI, de 85 años, agregó que es muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, "debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando".

El Obispo de Roma consideró que en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, (...) es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu.

Y entonces destacó que en los últimos meses este vigor ha disminuido "de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado".

Ante ello anunció que "muy consciente de la seriedad de este acto y con plena libertad", renunciaba al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro.

El vocero de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, descartó que un problema de salud haya provocado la decisión del Papa de renunciar. "Ninguna enfermedad influyó en la decisión", precisó Lombardi durante una rueda de prensa, recordando que "en los últimos meses la fuerza" del Pontífice había ido disminuyendo.

"Sabemos la edad que tiene (a punto de cumplir 86 años el 16 de abril) y es normal para personas de edad avanzada la disminución de las fuerzas. El Papa lo ha advertido en los últimos meses y lo ha reconocido con lucidez", destacó Lombardi.

El pontífice indicó a los cardenales la necesidad de celebrar el 28 de febrero un cónclave para elegir a sus sucesor.

Dejá tu comentario