16 de mayo 2003 - 00:00

El Pentágono denunció que Al-Qaeda opera desde Irán

El secretario de Defensa de EE.UU., Donald Rumsfeld, volvió a poner a Irán en el centro de la mira del Pentágono. Dijo que algunos gobiernos dan refugio a Al-Qaeda, como el de Teherán. Ese fue uno de los argumentos que usó Washington para invadir Irak.
El secretario de Defensa de EE.UU., Donald Rumsfeld, volvió a poner a Irán en el centro de la mira del Pentágono. Dijo que algunos gobiernos dan refugio a Al-Qaeda, como el de Teherán. Ese fue uno de los argumentos que usó Washington para invadir Irak.
Washington (AFP, Reuters, ASN) - Estados Unidos sumó un nuevo elemento, que podría ser determinante, a las denuncias sobre el presunto rol terrorista de Irán. «Líderes de Al-Qaeda están operando desde refugios en Irán y en otras zonas del mundo que no están bajo el control de ningún gobierno», declaró el secretario de Defensa Donald Rumsfeld, con lo que volvió a centrar a Teherán en la mira del Pentágono.

Al justificar por qué Osama bin Laden no fue encontrado todavía después de casi dos años desde el ataque del 11 de setiembre, Rumsfeld precisó que es «muy difícil encontrar a una persona», que se puede esconder en zonas del mundo que no están bajo el control de ningún gobierno. «Todavía hay países que refugian terroristas. Es decir, sabemos que hay líderes de Al-Qaeda en Irán», agregó Rumsfeld sin dar más detalles.

• Versión periodística

El diario «The Philadelphia Inquirer», al citar el jueves a funcionarios de inteligencia de Estados Unidos, informó que entre las figuras de Al-Qaeda refugiadas en Irán se encuentran un hijo de Bin Laden, Saad, y Saif al-Adel, responsable de los atentados en dos embajadas estadounidenses en Africa en 1998.

Los funcionarios de inteligencia creen que Adel es el jefe de las operaciones de Al-Qaeda en el Golfo.

El general de la fuerza aérea de Estados Unidos, Richard Myers, jefe del Estado Mayor Conjunto, aseguró que la campaña estadounidense para destruir a Al-Qaeda limitó la capacidad de sus líderes de moverse y comunicarse. «Se sospecha que están viviendo en áreas donde pueden sobornar a los nativos, tribus que los apoyan y protegen, en zonas muy escondidas de la Tierra», agregó Myers.

El grupo de oposición iraní Mujaidines del Pueblo denunció por su parte en Washington que Irán comenzó a tratar bacilos de ántrax para uso militar y acelera sus investigaciones para agregar otros agentes patógenos como el tifus, la peste y el cólera.

Este grupo, principal brazo del Consejo Nacional de la Resistencia Iraní (CNRI) apoyó su detallada descripción del programa biológico-militar iraní lanzado en 1981, en fuentes del gobierno iraní, pero no aportó documentos o fotografías que sustenten su acusación.

En cambio, el Líbano, con fuertes lazos con Siria, multiplicó los gestos de buena voluntad hacia Estados Unidos anunciando el desmantelamiento de organizaciones terroristas que planeaban atentados antiestadounidenses.

En ocho días, Beirut, a quien Washington instó como a Damasco a cooperar en la lucha antiterrorista, anunció que había desbaratado una serie de atentados dirigidos contra el embajador estadounidense,
Vincent Battle, y contra la embajada norteamericana en Líbano.

En ambos casos, el ejército libanés subrayó «la ayuda» que le dieron los servicios de inteligencia sirios que actúan en Siria para desmantelar esas redes.

Dejá tu comentario

Te puede interesar