Mundo

En un tenso cara a cara, Trump y Macron profundizan la puja por los aranceles y la OTAN

Ambos intercambiaron amenazas por los gravámenes que prometió Washington contra los impuestos de París a las grandes tecnológicas. Hubo chicanas por la reforma de la alianza militar y la lucha antiyihadista.

Londres y París - Francia y la Unión Europea (UE) advirtieron ayer que están listos para tomar represalias si Donald Trump cumple su amenaza de imponer aranceles de hasta el 100% a productos galos, mientras el presidente francés, Emmanuel Macron, y su par estadounidense sumaron a la tensión bilateral nuevos cruces por el estado de la OTAN.

La amenaza de gravámenes punitivos por 24.000 millones de dólares sobre productos cosméticos, porcelana, manteca y quesos, entre otros, fue hecha a última hora del lunes por Trump luego de que se conociera una investigación del Gobierno estadounidense que determinó que el nuevo impuesto francés a los servicios digitales perjudicaría a las firmas tecnológicas nacionales, al tiempo que empeoraría la disputa comercial entre Bruselas y Washington.

Durante un encuentro en Londres con ocasión de la 70a cumbre de la Organización para el Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el mandatario estadounidense y Macron intercambiaron un tenso apretón de manos antes de decir que esperaban poder suavizar sus diferencias sobre el impuesto a los servicios digitales.

“Son compañías estadounidenses. Son compañías tecnológicas. No son mis personas favoritas, pero está bien, no me importa, son compañías estadounidenses. Y queremos gravar a las empresas estadounidenses. No deben hacerlo otros”, advirtió Trump. “Así que va a funcionar o idearemos algún impuesto mutuamente beneficioso”, afirmó en referencia a la amenaza de tasa. “Y el impuesto será sustancial. No estoy seguro de que llegue a eso, pero podría”, insistió.

“Estoy decidido a defender los intereses de mi país y de Europa”, dijo Macron, sentado junto al magnate.

El ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, calificó como inaceptable la amenaza de Washington y aseguró que la UE está dispuesta a responder si se confirman los aranceles.

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, dijo que el bloque actuará como uno solo, al tiempo que recordó que el mejor lugar para solucionar las disputas comerciales es la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Washington ya impuso aranceles del 25% al vino y el queso francés en el marco de la respuesta avalada por la OMC a los subsidios ilegales de la UE a la industria aeronáutica, una decisión que según los exportadores castigará a los consumidores estadounidenses y dañará mucho a los productores franceses.

El enfrentamiento lleva las complicadas relaciones entre Trump y Macron a un nuevo mínimo, tras diferencias en varias ocasiones a cuenta del unilateralismo mostrado por Estados Unidos en materia comercial, el cambio climático e Irán.

Más temprano en el día, el estadounidense criticó a su par francés por sus “desagradables” comentarios en los que afirmó que la OTAN sufre una “muerte cerebral”.

“Mi afirmación provocó la reacción de mucha gente, pero mantengo” esas palabras, dijo Macron, en tanto, durante el encuentro bilateral.

Ante el inquilino de la Casa Blanca, el mandatario francés aseguró que la Alianza, nacida de los escombros de la Segunda Guerra Mundial para hacer frente a una Unión Soviética vecina de Europa, no es “sólo dinero”.

Francia aboga por repensar la estrategia de la OTAN, en un contexto de auge militar de China y de ataques de grupos yihadistas, por lo que París ve preocupante la ofensiva de Turquía en el norte de Siria. Mientras que Trump, que elevó el gasto militar en la alianza, exige a sus socios europeos que copien su ejemplo.

Durante la conferencia de prensa, el magnate también dio la nota cuando se le preguntó sobre un posible llamamiento a Francia para que aceptara la repatriación de terroristas franceses del Estado Islámico. A micrófono abierto, le preguntó a Macron: “¿Querés unos cuantos buenos combatientes del EI?”.

“Seamos serios”, respondió el francés. “Es cierto que algunos combatientes llegaron de Europa. Pero es un problema menor comparado con el problema de fondo que tenemos. Nuestra prioridad debe ser acabar con el EI”, agregó.

Tras los dichos de Macron, Trump, con cierta ironía, dijo: “Esta es la razón por la que él es un gran político. Me acaba de dar una de las mejores ‘no respuestas’ que escuché”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario