Evo Morales asumió la presidencia de Bolivia

Mundo

El líder cocalero Evo Morales, un aymara izquierdista de 46 años, juró este domingo como presidente de Bolivia, el primer indígena en llegar al poder en la historia de este país, durante una ceremonia en el Congreso y ante una nutrida presencia internacional.

El dirigente campesino juró al cargo con el puño izquierdo en alto y la mano derecha en el pecho, en un emotivo acto en el que asomaron las lágrimas a sus ojos.

Morales recibió la banda presidencial en reemplazo del interino Eduardo Rodríguez, para un mandato de cinco años, durante un acto solemne al que llegó ataviado de traje, con una chalina de tejidos andinos en sustitución de la corbata, un tema sensible para los indígenas que esperaban ver en ello una señal sobre un futuro gobierno para los más desposeídos.

El líder cocalero llega al Palacio Quemado -sede del Gobierno- con un 74% de popularidad, sin precedentes en un presidente designado en elecciones populares, las cuales ganó con un aplastante 54% el pasado 18 de diciembre.

La investidura de Morales, el presidente número 66 de Bolivia, se celebra en presencia de 10 jefes de Estado de América Latina, uno de Europa, el heredero de la corona española Felipe de Borbón, el subsecretario de Asuntos Latinoamericanos de Estados Unidos, Thomas Shannon, y otras delegaciones de medio centenar de países.

Tras ser juramentado y poco antes de iniciar su discurso, Morales pidió un minuto de silencio por las víctimas de las luchas sociales que libró el movimiento campesino e indígena en los últimos 15 años. También incluyó en su homenaje al médico argentino-cubano Ernesto "Che" Guevara.

"Gloria a los mártires por la liberación", gritó Morales, en medio de los sonidos emanados por el 'pututu', un cuerno de vaca que usan los grupos autóctonos en sus fiestas y ceremonias.

Antes de la juramentación de Morales, el flamante vicepresidente de Bolivia, -lvaro García Linera, planteó la construcción de un Estado fuerte y solidario, con una mayor participación en la economía del país.

García, que detenta también el rango de presidente del Congreso, llamó a "construir un Estado fuerte en economía para que no sea el mercado quien asigne recursos" para que sea el "Estado que proteja a todos, a los más vulnerables, que son la mayoría del país".

Por su parte, Rodríguez emitió un discurso de entrega de mando en el que valoró especialmente los acercamientos con su par chileno Ricardo Lagos, presente en el acto de traspaso de poderes.

"Quiero destacar la voluntad del presidente de Chile, Ricardo Lagos, en el propósito de forjar una relación de confianza en la que los intereses recíprocos contribuyan no sólo a acercar a nuestros pueblos sino también a solucionar nuestras antiguas diferencias", dijo Rodríguez.

Tras el acto solemne, el nuevo presidente caminará hacia el Palacio Quemado -frente al Congreso-, y flanqueado por una guardia de mineros y campesinos caminará hacia la Plaza de los Héroes, donde emitirá desde una tribuna un mensaje a la población, tras lo que iniciará una gran fiesta popular.

Morales asume la Presidencia de una nación de 9,3 millones de habitantes, más de la mitad de ellos indígenas, en medio de una monumental expectativa en su país y en el exterior.

Dejá tu comentario