Frente a un posible acuerdo militar, Francia llama a consultas a sus embajadores en EEUU y Australia

Mundo

Canberra sería el segundo país en obtener submarinos nucleares de tecnología estadounidense con el objetivo no declarado pero evidente de neutralizar el poder de China en el Indo-Pacífico.

Francia llamó a consultas a sus embajadores en Washington y Canberra por la "excepcional gravedad" del anuncio de una acuerdo militar entre Estados Unidos, Reino Unido y Australia en el Indo-Pacífico. El hecho había frustrado la venta de submarinos franceses al Gobierno australiano, anunció el canciller francés, Jean-Yves Le Drian.

"A petición del presidente de la República, decidí llamar inmediatamente a consultas a nuestros dos embajadores en Estados Unidos y Australia. Esta decisión excepcional se justifica por la excepcional gravedad de los anuncios realizados el 15 de septiembre por Australia y Estados Unidos", explicó en un comunicado.

https://twitter.com/INDOPACOM/status/1438895528616493059

Se trata de la primera vez que una decisión de este tipo es tomada con estos países, aliados históricos de Francia. Además, desde Washington, un funcionario de la Casa Blanca habló bajo condición de anonimato a la prensa y se apuró a lamentar la decisión de París. "Continuaremos comprometidos en los próximos días a resolver nuestras diferencias, como lo hemos hecho en otros temas en el transcurso de nuestra larga alianza", agregó.

Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia anunciaron el miércoles pasado un nuevo pacto de defensa, denominado Aukus (por las iniciales en inglés), a través del cual Canberra será el segundo país en obtener submarinos nucleares de tecnología estadounidense con el objetivo no declarado pero evidente de neutralizar el poder de China en el Indo-Pacífico.

En consecuencia, Australia rompió un acuerdo multimillonario para dotarse de una docena de submarinos convencionales franceses por un valor que oscila entre los u$s41.000 y u$s65.600 millones. Tal hecho desató la cólera del Gobierno de Emmanuel Macron.

https://twitter.com/MarisePayne/status/1438612482319257629

La existencia de esta nueva alianza estratégica fue comunicada a la diplomacia francesa unas horas antes del anuncio conjunto entre el presidente estadounidense, Joe Biden; el premier australiano, Scott Morisson; y su par británico Boris Johnson.

El propio Le Drian calificó la maniobra de "puñalada por la espalda" de Australia y "una decisión brutal" del mandatario norteamericano.

Australia, por su parte, señaló que espera seguir trabajando en estrecha colaboración con Francia y que comprende su "decepción" por la anulación de la compra de los submarinos.

"Entiendo absolutamente la decepción. No hay duda de que estos son temas muy difíciles de manejar, pero continuaremos trabajando de manera constructiva y cercana con nuestros colegas franceses", dijo la ministra de Relaciones Exteriores australiana, Marise Payne, en una conferencia de prensa en Washington.

https://twitter.com/ScottMorrisonMP/status/1438270795843715072

La canciller manifestó que esperaba trabajar con los franceses "para asegurarse de que ellos sí entienden el valor que damos al papel que desempeñan y sí entienden el valor que damos a la relación bilateral y al trabajo que queremos seguir haciendo juntos".

Horas antes, el premier australiano también minimizó el enojo de China por su decisión de adquirir submarinos estadounidenses con propulsión nuclear en la región y se comprometió a defender el imperio de la ley en el espacio aéreo y marítimo donde Beijing ha hecho varios reclamos.

China calificó la alianza como una amenaza "extremadamente irresponsable" a la estabilidad regional y cuestionó el compromiso de Australia con la no proliferación nuclear.

https://twitter.com/PeterDutton_MP/status/1438362562085617664

Beijing tiene su "programa muy sustancial de construcción de submarinos nucleares", argumentó el primer ministro australiano, Scott Morrison, en una entrevista con la radio 2GB, para explicar la firma del acuerdo militar tripartito y agregó: "Ellos tienen derecho de tomar decisiones de defensa en sus intereses nacionales y por supuesto que Australia y los demás países también lo tienen", según la agencia de noticias AFP.

El mandatario australiano dijo en una serie de entrevistas que su Gobierno reaccionó a un cambio en la dinámica de la región Asia-Pacífico, donde hay cada vez más disputas territoriales.

"Nos interesa asegurar que las aguas internacionales sigan siendo internacionales y los cielos internacionales sean internacionales, y que la ley se aplique por igual en todos estos sitios", comentó.

https://twitter.com/MarisePayne/status/1438470377441677327

China reclama como propio casi todo el mar de China Meridional, por el que pasan billones de dólares anuales en comercio marítimo, y rechaza los reclamos por parte de la misma zona de Brunei, Malasia, Filipinas, Taiwán y Vietnam.

En esta disputa, algunos de los países nombrados y Estados Unidos acusan a Beijing de enviar equipo militar a esa zona, como misiles antibarco y misiles tierra-aire, y de ignorar una resolución de 2016 de un tribunal internacional que determinó que su reclamo histórico sobre estas aguas carecía de sustento.

Dejá tu comentario