Francia impone más restricciones para ciudadanos y turistas: cuáles son

Mundo

El gobierno de Emmanuel Macron ante la nueva ola de Coronavirus, aprobó una nueva ley que dispone el reemplazo del pase sanitario por uno de vacunación.

Francia sumó otros 464.769 casos de coronavirus y 289 muertes en las últimas 24 horas, lo que marca un nuevo récord de contagios diarios desde el inicio de la pandemia, se informó oficialmente. Es por eso que el gobierno de Emmanuel Macron endureció las restricciones para ciudadanos y turistas para evitar la propagación del coronavirus.

Después de que lo apruebe el parlamento, Francia exigirá a sus ciudadanos y a todos aquellos que quieran utilizar el transporte, ingresar a bares, restaurantes o incluso participar de eventos culturales, presentar un certificado completo de vacunación.

“El Parlamento adoptó, después de 2 semanas de debate, una 12.ª pieza legislativa relativa a la gestión de la crisis sanitaria. Con el pase de vacunación, Francia dispone de una nueva herramienta para proteger a nuestros conciudadanos”, expresó el domingo el ministro de salud francés, Olivier Véran.

La nueva normativa llevó más de dos semana de debate entre entre la Asamblea Nacional y el Senado y fue aprobada con 215 votos a favor y 58 en contra. La nueva ley podría entrar en vigor a partir de la semana que viene.

La nueva normativa alcanza a todos los turistas, por ende, también a los viajeros argentinos. Quienes quieran viajar deberán presentar un certificado de vacunación completa para trasladarse dentro del país y participar de eventos culturales o ingresar a locales, bares y restaurantes.

Pase de vacunación

El pase de vacunación impedirá el acceso de los no vacunados a espacios claves para la actividad recreativa o para la asistencia al trabajo, como trenes, restaurantes o cines. Es decir: solo podrá asistir a esos lugares o utilizar esos servicios quien cuente con el esquema de inmunización completo, una exigencia que -previsiblemente- no regirá para el acceso a la atención de los servicios de salud.

El actual pase, en cambio, incluía la posibilidad de presentar un test negativo o haber superado recientemente la enfermedad. El nuevo documento se exigirá a partir de los 16 años, mientras que a los menores de 12 a 15 años se les seguirá pidiendo el actual pase sanitario.

La implementación del pase de vacunación estaba prevista para el 15 de enero pero se retrasó al surgir desacuerdos entre los legisladores por las distintas versiones de la norma, aunque también jugó su parte la expresión de Macron a comienzos de año acerca de que quería "fastidiar hasta el final" a los no vacunados.

Aprobado el cambio, quienes elijan no vacunarse tendrán restringido su acceso a todo tipo de eventos culturales -como cines, teatros o conciertos- y también espacios sociales -bares y restaurantes- e incluso al transporte de media y larga distancia, lo que prácticamente reduciría a cero su vida social, o al menos la complicaría.

El sitio de France 24 detalló que también aumentarán las sanciones para quienes sean descubiertos con un pasaporte de vacunas falso, con penas de hasta un máximo de cinco años de cárcel y 75.000 euros de multa.

Dejá tu comentario