La emotiva despedida de Francia al célebre actor Jean-Paul Belmondo

Mundo

"Amamos a Jean-Paul Belmondo porque se nos parece. Era ese hombre entre los hombres", afirmó el mandatario francés Emmanuel Macron, en presencia de su familia, amigos, actores, actrices y admiradores.

Francia rindió este jueves un emotivo homenaje al célebre actor Jean-Paul Belmondo, "el Magnífico", fallecido a los 88 años, tras una larga y prolífica carrera.

"Amamos a Jean-Paul Belmondo porque se nos parece. Era ese hombre entre los hombres", afirmó el mandatario francés Emmanuel Macron, en el Patio de Honor de Les Invalides, un recinto histórico de París, reservado para los grandes personajes y las grandes ocasiones.

El presidente afirmó que Belmondo, con su gran sonrisa y su aire bonachón, formó parte de una "mitología de la Francia feliz". "Fueron seis décadas de cine y teatro en la que nos abrazó a todos" explicó.

Le cercueil de Jean-Paul Belmondo sort sous les applaudissements et au son de Chi Mai du f.mp4

La entrada del ataúd al Patio de Honor, bajo un sol reluciente y el redoble de los tambores militares, suscitó emoción entre los presentes. De fondo sonaba "Chi Mai", la obra de Ennio Morricone, banda sonora del film "El profesional", protagonizado por Belmondo en 1981.

Entre el público asistente se hallaban estrellas actuales del cine francés como Jean Dujardin, Patrick Bruel, Julie Gayet, Guillaume Canet y Marion Cotillard, además de cientos de admiradores.

Carismático sin ser un sex symbol como Alain Delon, Jean-Paul Belmondo fue una estrella de cine reconocible dentro y fuera de Francia por su simpatía y su desenvoltura en todos los papeles, desde la comedia a los dramas, pasando por el cine de acción, que le encantaba porque le permitía jugarse el cuello haciendo acrobacias, una de sus aficiones.

Empezó con las míticas películas en blanco y negro "Sin Aliento" y "Pierrot le Fou" de Jean Luc Godard, uno de los directores de la denominada Nouvelle Vague. Luego fue alternando con comedias y películas de acción.

Su carrera estuvo plagada de enormes éxitos en Francia: "El hombre de Río" (1964), "El Magnífico" (1973) o "Borsalino" (1970).

Dominó las listas de éxito y los premios durante 20 años. Luego desapareció de las pantallas, en 2001, tras un accidente cardiovascular. Pero seguía siendo adorado por el pueblo francés.

Su muerte marca un antes y un después en el cine francés, que tuvo su época de oro en aquellos años 1950, cuando exportaba películas al mundo entero.

Una época en la que un actor joven podía permitirse el lujo de abandonar sus estudios en el Conservatorio de París para aprender "sobre el terreno", casi como en un juego, junto a sus compañeros: Jean Rochefort, Claude Rich, Jean-Pierre Marielle, Jean-Pierre Mocky, Guy Bedos. Todos ellos fallecidos.

Temas

Dejá tu comentario