Gran Bretaña: primeros sondeos dan ganador a los conservadores, pero sin mayoría absoluta

Mundo

El Partido Conservador británico, encabezado por David Cameron, logró una victoria en las elecciones generales de Gran Bretaña, pero sin una mayoría necesaria para conformar un Gobierno, desenlace que no ocurría en el país desde 1974.

En consecuencia, el resultado electoral obligará al jefe de los "Tories" a buscar una alianza para establecer una coalición, según un sondeo a boca de urna difundido luego del cierre de las mesas electorales.

Dicha encuesta, elaborada conjuntamente por las cadenas televisivas BBC, ITV y Sky, indicó que los conservadores obtendrán 305 escaños en el Parlamento, 21 menos que los necesarios para una mayoría, los laboristas 255, y los liberales democráticos 61.

La mayoría absoluta -326 de los 650 escaños en la Cámara de los Comunes- es la clave para obtener las llaves de la sede ministerial de Downing Street.

Cameron se impone con el 36% de los votos, superando al jefe del Laborismo y primer ministro británico, Gordon Brown (29%) y al liberal democrático Nick Clegg (27%).

De acuerdo a los resultados oficiales conocidos a la 03.00 locales, cuando habían sido confirmados 183 escaños, los conservadores igualaban al Laborismo con 76 bancas cada uno en el Parlamento, los liberales democráticos sumaban 9, y otros partidos 22.

"Está claro que el Partido Laborista ha perdido el mandato para gobernar el país. Tenemos que estar orgullosos de la campaña que luchamos", declaró Cameron tras ganar en su circunscripción de Witney, en el condado de Oxfordshire.

La Bolsa de Londres, que comenzó a operar a la 01.00 locales de forma excepcional debido a las elecciones, marcó un alza en los bonos de gobierno y en el valor de la libra esterlina, debido a un fuerte apoyo de los inversores a un gobierno conservador.

Sin embargo, Brown se mostró desafiante ante la posibilidad de un empate en el Parlamento y prometió que liderará un gobierno de coalición, tras ganar este viernes en su circunscripción electoral de Kirkcaldy, en Escocia.

"El resultado de la votación de este país no se sabe aún, pero mi responsabilidad para con el país, al terminar los comicios, es jugar mi parte para que Gran Bretaña tenga un gobierno fuerte, estable y con principios, que pueda llevar al país a una recuperación económica sostenible", afirmó Brown.

Poco antes, el portavoz del primer ministro en Downing Street confirmó que Brown está preparado para conformar un gobierno de coalición con los liberales democráticos en caso de un empate en el Parlamento.

Este viernes, las portadas de los principales periódicos británicos concedieron la victoria a Cameron, aunque anticiparon el probable empate en el Parlamento, tras las elecciones generales más reñidas desde 1992.

La jornada electoral se vio ensombrecida por incidentes en varias mesas electorales del país, donde cientos de personas no pudieron votar tras hacer fila durante horas antes del cierre de los colegios electorales.

Brown aseguró que estaba "muy preocupado" por los hechos.

"El Primer Ministro está muy preocupado por los reportes y apoyará una investigación al respecto", declaró el portavoz oficial de Brown.

Poco antes, la presidenta de la Comisión Electoral, Jenny Watson, declaró a la BBC que los problemas en las mesas electorales del país demuestran que el sistema "está al borde del colapso".

"Claramente la ley debe ser revisada y cambiada", sostuvo la funcionaria.

La Comisión Electoral confirmó que investigará por qué ciertas mesas impidieron a cientos de votantes ingresar a votar luego del cierre de los colegios electorales y dijo que podrían presentarse demandas de votantes y hasta descalificaciones en ciertos colegios electorales.

Durante la noche del jueves se registraron incidentes en varias circunscripciones de Londres, como también en Sheffield, Manchester, Liverpool, Birmingham y Newcastle, entre otras regiones del país.

El problema se creó por el alto número de electores que intentaron ejercer su voto en las elecciones generales, de hasta el 66%, cinco puntos más que la participación de votantes en los comicios de 2005.

Otro incidente durante la jornada electoral fue protagonizado por el candidato que trataba de ganar el primer escaño de la historia del euroescéptico Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, que sufrió lesiones en la cara y en las costillas cuando la avioneta en que viajaba se estrelló al despegar de un aeropuerto al norte de Inglaterra.

Dejá tu comentario