27 de enero 2023 - 20:18

La enfermedad inventada que salvó a 50 judíos de morir en el Holocausto

Médicos romanos lograron despistar a un grupo de soldados nazis durante una inspección al hospital donde se habían ocultado 50 judíos fugitivos. Habían logrado escapar de una redada al gueto en el que vivían.

holocausto (1).jpg

Una enfermedad extremadamente contagiosa, que se manifestaba con tos y convulsiones, hasta derivar inevitablemente en la muerte, resultó ser la argucia perfecta llevada a cabo por un grupo de médicos italianos para salvar a 50 judíos de morir en un campo de concentración nazi.

"La enfermedad de K estaba siendo descrita así, por los médicos del hospital Fatebenefratelli dell'Isola Tiberina a los soldados nazis dedicados a las redadas, pero en realidad todo fue inventado", comentó a ANSA Dario Manfellotto, desde hace muchos años director de medicina interna en el hospital.

"Una mentira con una buena intención que permitió salvar la vida de decenas de judíos, tal vez unos cincuenta, destinados a campos de concentración", añadió.

Esta increíble historia de supervivencia ocurrió en Roma en octubre de 1943, durante la Segunda Guerra Mundial. Algunos judíos lograron huir de la redada del gueto y buscaron apoyo, donde sabían que había un hospital. El Fatebenefratelli dell'Isola Tiberina quedaba justo enfrente de la sinagoga y siempre fue un referente sanitario para la comunidad judía romana.

Fue en este hospital que Vittorio Sacerdoti, un médico judio que había sido sacado del hospital de Ancona debido a las leyes raciales, junto con el jefe de medicina interna, Giovanni Borromeo, y su alumno Adriano Ossicini, inventaron esta falsa enfermedad.

Los judíos fugitivos fueron acogidos en el hospital, donde se los recluyó en la Sala Assunta, un área dedicada al aislamiento absoluto de los presuntos enfermos y se les instruyó sobre cómo fingir bien los síntomas de la enfermedad.

"La descripción que hicieron los médicos de los síntomas aterrorizaron a los alemanes que desistieron de seguir revisando las habitaciones de los pacientes supuestamente hospitalizados bajo aislamiento", contó Manfellotto

"Esto la salvó vida a personas que de otro modo estarían condenadas a una muerte segura y es un ejemplo del vínculo que siempre debe unir la ética y la medicina", sentenció el médico.

Dejá tu comentario

Te puede interesar