India: uno de los ataques más letales de la guerrilla maoísta dejó al menos 76 policías muertos

Mundo

Al menos 76 policías murieron en una emboscada perpetrada por un millar de rebeldes maoístas que atacó una patrulla en el estado indio de Chattisgarh, centro del país, donde está en curso una ofensiva de fuerzas gubernamentales.

Medios locales dijeron que se trata de uno de los ataques más graves cometidos por ese grupo armado en el país.

Los milicianos mantienen bloqueadas vías de acceso luego de sorprender a las fuerzas de seguridad que habían llegado a la zona tras la explosión de una mina, mientras persistían los enfrentamientos.

La emboscada fue consumada en la región de Dantewala, que se considera un bastión de los grupos maoístas, en la cual está en curso una ofensiva dispuesta por el gobierno indio.

El ministro del Interior, P.K. Chidambaram, dijo que el ataque fue una "trampa" y muestra "toda la brutalidad y crueldad" de los grupos armados que operan en el centro y noreste de India.

El funcionario también mencionó errores por parte de la inteligencia estatal.

Según la reconstrucción de medios locales, el ataque comenzó al alba, cuando fue emboscada una patrulla de la Fuerza de la Reserva Central de la Policía, un cuerpo paramilitar asignado a combatir a los maoístas.

La agencia de prensa estatal PTI reportó que los agentes "fueron sorprendidos cuando dormían en la selva de Mukrana" y asesinados por unos 1.000 guerrilleros que estaban ocultos tras una colina y entraron en acción con fusiles y bombas.

Luego del ataque, el primer ministro indio, Manmohan Singh, convocó a una reunión del gobierno para debatir una respuesta, sin excluir la intervención de la aviación militar.

Al término de la reunión, el subsecretario de Interior, Gopal Pillai, aseguró que el gobierno "tiene la intención de responder con firmeza".

La oposición nacionalista india del partido BJP también reaccionó frente al ataque, al que definió como parte de una "guerra contra India".

La cantidad de víctimas, hasta hoy 76, puede crecer, ya que el batallón enviado como refuerzo cayó a su vez en otra emboscada y muchos de sus miembros permanecían desaparecidos.

Asimismo, dos helicópteros que llegaron al lugar para atender a los heridos y sobrevivientes fueron atacados por los guerrilleros maoístas.

Para encontrar una tragedia similar para las fuerzas del gobierno indio hay que remontarse a marzo de 2007, cuando los maoístas mataron a 55 policías en un cuartel del distrito de Bijapur, siempre en Chhattisgarh, uno estado pobre pero conocido por sus recursos mineros.

Los rebeldes comunistas indios intensificaron los ataques desde que el gobierno decidió intervenir en la región, hace un año.

El domingo 4, en el estado oriental de Orisa, once soldados de un cuerpo de elite fueron muertos por rebeldes.

El 15 de febrero, a su vez, en el distrito de West Midnapore, West Bengala, 24 soldados de una fuerza regular paramilitar fueron tomados por sorpresa y masacrados en una base.

Dejá tu comentario