Insulza, nuevo jefe de la OEA, cierra puerta a Cuba

Mundo

Santiago (AFP, Reuters, ANSA, EFE) - El ministro del Interior de Chile, José Miguel Insulza, ganó ayer otra batalla en su carrera de político y diplomático, al convertirse en el nuevo secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Su elección, con 31 votos a favor, dos abstenciones -Bolivia y México, supuestamente- y un voto en blanco -Perú-, se concretó en Washington, tres días después de que México retirara la candidatura de su canciller Luis Ernesto Derbez para destrabar el empate de ambos candidatos en la primera elección, el pasado 11 de abril.

Antes de la elección, representantes del gobierno de Bolivia y Perú manifestaron su desacuerdo con la elección de Insulza por las diferencias que Chile mantiene con ambos países en temas limítrofes y de una supuesta venta de armas a Ecuador, respectivamente.

«Este no es un momento feliz para nadie, y se hace imposible que entremos en consenso. El Perú votará en blanco expresando nuestra posición: la de la paz y la dignidad», dijo el embajador permanente de ese país en la OEA,
Alberto Borea.

• Propósito

Insulza ha señalado la necesidad de cambiar, mediante un proceso modernizador, la sensación en el continente de que la OEA es un organismo irrelevante.

Así que su propósito será una «OEA más eficiente, transparente y participativa, donde estén debidamente recogidas las sensibilidades de todos», según dijo ante ese foro en su discurso del 11 de abril.

En su primera conferencia de prensa tras ser elegido secretario general, Insulza puntualizó -para tranquilizar a Bolivia- que su política al frente del foro regional será no tomar partido en caso alguno y que espera defender «los intereses de todos» los países de la organización. Asimismo, Insulza consideró que su elección fue fruto de un «
consenso genuino».

Insulza señaló que la votación del 11 de abril pasado, en la que empató en cinco ocasiones en 17 votos con Derbez, no es una muestra de división de la OEA.

Además, el secretario general electo adelantó que impulsará un cambio de política de la organización hacia Cuba sólo cuando haya un consenso de los países miembros para ello, situación que en su opinión no se da en la actualidad. Esto constituye un gesto a EE.UU., que se opone al ingreso de Cuba en la organización.

«No impulsaré ninguna política mientras ese consenso no exista», dijo el político chileno. Cuba fue suspendida de la OEA en 1962.

Insulza se mostró partidario de la conciliación de las posiciones y aseguró que «es mejorevitar las crisis que intervenir». «No creo en la intervención ni rápida ni lenta», afirmó Insulza, quien consideró que la OEA tiene que mediar y dialogar para resolver los problemas del continente.

Fue especialmente cuidadosoen subrayar una y otra vez que como secretario general de la OEA estará al «servicio
de los 34 países miembros» y se mostró convencido de que para ello «voy a tener el mejor respaldo» de todas las naciones de la organización.

Por su parte, el presidente chileno,
Ricargo Lagos, afirmó que «Insulza ha demostradoser un gran político y ha sido una figura determinante en la solidez que alcanzó la democracia en Chile».

«Personalmente, siento su alejamiento, porque ha sido un colaborador esencial. Ahora sus servicios estarán al servicio de otros desafíos, lo echaremos de menos», agregó.

El nuevo secretario de la OEA ocupará por cinco años el puesto que dejó vacante
Miguel Angel Rodríguez, ex presidente de Costa Rica, quien renunció en octubre de 2004 tras enfrentar acusaciones de corrupción en su país que le valieron arresto domiciliario.

Dejá tu comentario