Irak: al menos 15 muertos en atentado

Mundo

Un atentado con dos coches bomba que explotaron de forma casi simultánea causó hoy la muerte de más de quince personas y heridas a casi un centenar en Bagdad.

Tras varios días de relativa calma en Irak, donde sólo se registraron incidentes menores, dos explosiones separadas por apenas un minuto volvieron a teñir de sangre las calles de Bagdad.

Según el ministerio de Interior, con datos proceden de los tres hospitales a los que fueron trasladados los afectados por las explosiones, el número definitivo de fallecidos ascendió a dieciséis y los heridos, de diversa consideración, son noventa.

"El primer automóvil estalló cerca de un fila de vehículos que esperaban repostar en un gasolinera ubicada en el barrio Al Amin", en el sureste de Bagdad, explicó Salam Jatab, oficial de la policía bagdadí.

La fuente detalló que el segundo vehículo explotó menos de un minuto después "en un mercado popular de la misma zona" que se encuentra a menos de dos kilómetros del lugar del primer ataque.

La explosión en la gasolinera causó la destrucción instantánea de un camión cisterna que descargaba combustible en ese momento, lo que causó el incendio de otros trece vehículos.

El oficial añadió que los equipos de socorro rescataron tres cuerpos calcinados del interior de tres automóviles aunque específico que esos coches no fueron los causantes de la explosión.

Las primeras investigaciones, según fuentes del ministerio iraquí de Interior, apuntan a que las dos bombas fueron activadas por control remoto.

Además, las fuentes destacaron el hecho de que los dos ataques fueron lanzados contra civiles ya que en el momento de las explosiones no había ninguna patrulla militar ni policial en la zona, habitada mayoritariamente por cristianos.

Los testigos señalaron que el mercado se encontraba abarrotado en el momento del ataque, con decenas de personas comprando en los tenderetes y tiendas de la zona aprovechando las últimas horas de luz del día.

También hoy, el mando militar estadounidense en Bagdad informó, a través de varios comunicados, que cinco de sus soldados murieron en las últimas 48 horas en Irak.

El incidente más grave causó la muerte de tres soldados, que perecieron por la explosión de una bomba en una región del sur de Bagdad, el que fue primer ataque mortal que sufren en los últimos siete días.

Otros dos soldados, pertenecientes a la Segunda División de Marines y a la División Multinacional Bagdad, fallecieron a causa de las heridas causadas por armas ligeras en incidentes ocurridos en Faluya, unos 60 kilómetros al oeste de la capital, y en el sudoeste de la capital.

Además, la policía iraquí informó hoy de que sus agentes hallaron en distintos puntos del país los cadáveres de dieciséis personas con signos evidentes de haber sido torturados.

Según explicó el oficial de policía Ahmed Abdalá, catorce cuerpos, con las manos atadas y los ojos vendados, aparecieron en el barrio de Al Hamidyia, en el barrio de Medinat Sadr, zona de mayoría chií situada en el este de Irak.

Según la fuente, algunos de los cadáveres estaban enterrados bajo un montón de material de construcción en la región.

Fuentes policiales habían informado anteriormente de que otros dos cuerpos fueron encontrados cerca de la mezquita Al Abas, en el barrio de Al Amariya, de mayoría suní, en el oeste de Bagdad.

Dejá tu comentario