Irak: ultimátum de 72 horas por periodista de EE.UU. secuestrada

Mundo

Dubai y Bagdad (ANSA, AFP) - Los secuestradores de la periodista estadounidense Jill Carroll, secuestrada hace 10 días en Irak, amenazaron con asesinarla, según un video transmitido ayer por el canal de televisión satelital árabe Al Jazeera. Los terroristas que secuestraron a Carroll, la periodista de 28 años, dieron un plazo de 72 horas para que sean liberadas todas las mujeres detenidas por Estados Unidos en Irak, indicó Al Jazeera.

En el breve video se muestra, al parecer, a Jill Carroll hablando hacia la telecámara, pero no se le escucha la voz. La periodista free-lance para el «Christian Science Monitor» (el famoso diario de Boston) colaboró con otros medios internacionales de información, entre ellos la agencia italiana «ANSA».

El «Monitor» ya envió a Bagdad a dos de sus periodistas para seguir el desarrollo minuto a minuto del caso y, eventualmente, tener contacto con los captores de Carroll.

«Vi un grupo de personas de repente encima nuestro. Uno de ellos me gritó: frená, frená, frená con su mano izquierda levantada y una pistola en su mano derecha», dijo el chofer de Carroll al diario de Boston.

• Intérprete muerto

El intérprete de Carroll, Allan Emwiyah, de 32 años, fue muerto en este episodio.

«Enseguida varios hombres ingresaron al automóvil y no tuve tiempo siquiera de acelerar para poder escapar», prosiguió el chofer que pidió no ser identificado.

El cuerpo del intérprete fue hallado más tarde en el mismo barrio con dos disparos de arma de fuego en la cabeza.

«La operación fue perfectamente realizada y no duró más de 15 segundos», concluyó el chofer. En tanto, la Embajada de Estados Unidos en Bagdad hizo público que está trabajando con las autoridades iraquíes para esclarecer este secuestro, pero aclaró que no daba más detalles para no entorpecer la investigación ni vulnerar la privacidad del caso.

Asimismo, Al Jazeera no precisó qué grupo tiene en su poder a Jill Carroll. Su secuestro tuvo lugar a menos de 500 metros de la oficina de un reconocido exponente sunnita,
Adnan al-Dulaimi, a quien la periodistatenía intenciones de entrevistar.
Por su parte, la familia de Carroll efectuó un dramático llamado para liberar a la joven, poco después de la difusión del video.

«Es una persona gentil, inocente, una persona respetuosa que entiende las durezas a que son sometidos todos los iraquíes todos los días»,
afirmaron los familiares al dirigirse a los secuestradores.

En el llamado, difundido mediante la cadena televisiva CNN y también por medios de comunicación de Medio Oriente, los mismos familiares piden «un pronto retorno a casa» de la periodista. «Les pedimos tengan piedad», suplicaron los padres de Carroll, que viven en Michigan. En los últimos meses se reanudaron en Irak los secuestros de ciudadanos occidentales, tras un período de relativa calma.

Además de Carroll, se encuentran secuestrados cuatro militantes cristianos por la paz (un estadounidense, un británico y dos canadienses).

Interrumpieron el paso en protesta por las detenciones de diez ecologistas que luego fueron liberados. Algunos militantes se encadenaron al muelle de la papelera Botnia.

Dejá tu comentario