Irán acusó ante la ONU a Israel y Occidente de "intimidación nuclear"

Mundo

En una intervención llena de referencias religiosas en el marco de la Asamblea General de la ONU, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, cuestionó a Israel y los países de Occidente por encarar una campaña de "intimidación nuclear".

Al inicio de su discurso, Ahmadineyad renovó sus críticas contra el gobierno hebreo y los Estados Unidos, principalmente, y acusó a esas naciones de "amedrentar" al resto del mundo con poderío nuclear, en momentos en que Irán es sospechado de desarrollar armas nucleares. "Se ha vuelto prevalente la carrera armamentista y la intimidación a través de armas nucleares o de destrucción masiva por parte de los poderes hegemónicos", dijo en su último discurso ante la 67° Asamblea General antes de que abandone el poder iraní el próximo año.

"La continua amenaza de los sionistas incivilizados de recurrir a una acción militar contra nuestra gran nación es un claro ejemplo de la amarga realidad actual", agregó.

Además, Ahmadineyad aseguró que EEUU se comporta como "prepotente" y cuestionó el nivel de participación electoral de los estadounidenses, que otorga menor representación a los gobierno americanos. "La voluntad y las opiniones de la masas tienen menor impacto. Las grandes decisiones en las políticas nacionales y extranjeras de los Estados Unidos se toman sin escuchar a las voces que nunca son oídas", afirmó el mandatario.

"Los valores éticos y humanos (en EEUU) son calificados en nombre de la riqueza", agregó y sostuvo que los dirigentes estadounidenses "escuchan las demandas de la gente solo como un instrumento para enriquecerse, basado en la injusticia".

Para Ahmadineyad es necesario un cambio en el orden mundial. "¿Como podemos salir de esta solución?", se preguntó. "El mundo necesita un nuevo orden, una nueva forma de pensar, que otorgue a los pueblos la posibilidad de disfrutar de una calidad espiritual, que sienta la necesidad de buscar justicia y la dignidad humana, que crea en la felicidad universal".

Según dijo, los pilares fundamentales de ese nuevo orden debe ser "paz, seguridad y bien estar para todos, que se funde sobre la amabilidad y la confianza y que lleve a las personas a estar más cerca de los demás, donde los que gobiernan amen a sus pueblos, un orden más justo donde todos sean iguales ante la ley", aseveró.

"Los líderes mundiales deben considerarse como servidores para los pueblos y no como superiores, no como instrumentos de riqueza", completó.

Dejá tu comentario