Islandia, como la peor Argentina

Mundo

Reikiavik (Bloomberg) - Luego de cuatro años de alegre consumo, los islandeses están inundando los supermercados una última vez, para abastecerse de comida porque el colapso del sistema bancario amenaza con paralizar las importaciones de la isla.

«Desde hace una semana los días han sido una locura», dijo Johannes Smari Oluffsson, gerente de la cadena de tiendas de alimentación Bonus, en el principal centro comercial de Reikiavik. «Las ventas se han duplicado», comentó.

Bonus, una cadena nacional, tiene mercancía en sus almacenes para unas dos semanas. Después de esto, los estantes empezarán a vaciarse a menos que pueda acceder a divisas extranjeras, dijo el gerente, de 22 años de edad, entre frigoríficos llenos de productos de carne, uno de los pocos artículos a la venta producidos en el país.

El mercado de divisas de Islandia se ha paralizado después de que los tres mayores bancos colapsaran y el gobierno abandonara los intentos de anclar el tipo de cambio. Muchos bancos no cotizan la corona y los proveedores del extranjero están exigiendo los pagos por adelantado. El gobierno ha pedido a las entidades que den prioridad a las transacciones en moneda extranjera para elementos esenciales como comida, fármacos y crudo.

La crisis ya está golpeando a los negocios de ropa. Ragnhildur Anna Jonsdottir, de 38 años, propietaria de la cadena de ropa Next Plc, dijo que no puede conseguir divisas para pagar los embarques y, aunque pudiera, el tipo de cambio sería prohibitivamente alto.

«No estamos recibiendo nuevos envíos como normalmente hacemos una vez a la semana», dijo Jonsdottir. «Esta es la tercera semana que no hemos tenido ningún despacho.»

Los 320.000 habitantes de Islandia han disfrutado cuatro años de un crecimiento económico superior a 4%, mientras bancos y otras empresas crecían en el extranjero y compraban compañías: desde bancos de inversión hasta el club de fútbol West Ham United. Ahora, los tres grandes bancos, Kaupthing Bank hf, Landsbanki Island hf y Glitnir Bank hf han quebrado bajo el peso de unos u$s 61.000 millones en deudas, doce veces el tamaño de la economía de ese país, según datos de «Bloomberg».

  • Solución

    «Hoy no hay nada de divisas en el país para importar», dijo Andres Magnusson, responsable ejecutivo de la Federación Islandesa de Comercio y Servicios, en Reikiavik

    «La única forma que tenemos de resolver este problema es meter al FMI en el país.» El Fondo Monetario Internacionalenvió una delegacióna la isla la semana pasada.El primer ministro, Geir Haarde, dijo el 9 de octubre que su país podría pedir dinero después de no conseguir «la respuesta que creíamos que deberíamos haber obtenido» de los gobiernos y bancos centrales europeos. El Estado también iniciará conversaciones con Rusia sobre un posible crédito de 4.000 millones de euros (u$s 5.500 millones).

    Magnusson dijo la semana pasada que una de las mayores cadenas de supermercados de Islandia no pudo conseguir divisas extranjeras para hacer compras en el exterior, y los pagos electrónicos de otro minorista no fueron aprobados. Islandia empezará a ver escasez de «bienes cotidianos» a finales de semana si nada cambia, dijo.

    «Estamos luchando por la supervivencia de la economía hora a hora», explicó Magnusson. «Hay una enorme cantidad de capital que quiere abandonar el país», agregó.
  • Dejá tu comentario