Los taxistas de Miami exigen un "impuesto al vómito"

Mundo

En la Florida, sur de EEUU, los taxistas están cansados de subir a pasajeros alcoholizados que minutos más tarde terminan descomponiéndose y ensuciando los asientos traseros: por ello, un grupo de choferes reclama la aprobación de una ordenanza para poder cobrarles, en esos casos extremos, 50 dólares extra.

La ordenanza fue redactada y tentativamente aprobada por una comisión de la ciudad de Key West, al norte de Miami. "En el caso que un pasajero a bordo de un taxi ensucie el interior del vehículo con fluidos líquidos o sólidos, se cobrará una tasa extra de 50 dólares en la tarifa final", se lee en la ordenanza.

Para Jan Dolan, propietario de un taxi en Key West, es la única manera de poder cobrarles el extra: "Lo lamento, pero es la única forma en que podamos hacerlo, no podemos obligarlos a hacerlo a menos que sea una ordenanza", dijo.

En caso de que la regla sea impuesta finalmente, Key West se sumará a otras ciudades como Chicago (Illinois) y Austin (Texas), que tienen el "impuesto al vómito".

En el caso de Austin, descomponerse a bordo de un taxi le cuesta al pasajero 100 dólares extra, además del valor del viaje.

La decisión podría producirse justo antes del inicio de la temporada en donde más se bebe alcohol en la ciudad de la costa este de la Florida.

Para Dolan, el impuesto al vómito es, en la práctica, una solución a un problema bastante común en el estado.

La tasa es "por limpiar el taxi cuando la gente vomita", dijo Dolan a los comisionados de Key West, quien dio detalles de los costos de utilizar artículos especiales para limpiar y quitar el mal olor.

Tony Valero, que trabaja en el resto-bar Ceviche de Miami, dijo a ANSA que estas cosas pasan "porque muchas personas, al no querer conducir en estado de ebriedad, utilizan taxis".

"Si te detienen y determinan que tomaste alcohol, te pasas la noche en la cárcel y las multas son altísimas, así que cada vez más optan por viajar en taxi, y lo que ocurre luego, bueno, es consecuencia de la cantidad y mezcla de bebidas que se consumen", expresó.

El Miami Herald subrayó que el recargo se aplicará sólo a los pasajeros que tomen un taxi en estado de ebriedad. En cambio, aquellos viajeros que estén enfermos, o los niños que se descomponen, estarán exentos del impuesto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario