Milagro en medio del desastre en China: rescatan a una niña viva tras 68 horas bajo los escombros

Mundo

Los equipos de rescate sacaron hoy con vida a una niña de 11 años que llevaba 68 horas sepultada entre los escombros de una escuela en Yingxiu, epicentro del sismo que el lunes devastó el suroeste de China.

Unos 70 padres estaban esperando alrededor de los restos de la escuela primaria en esta ciudad de la provincia de Sichuan cuando los equipos de rescate oyeron la voz de la niña. "¡Es maravilloso, está viva!", dijo un testigo del rescate.

Los equipos de socorro examinaron los escombros y sacaron a la niña, que estaba semi-consciente, y la sacaron en una camilla.

Antes de trasladarla a un centro de médico, le dieron agua, le tomaron el pulso y le pusieron un desinfectante en el cuerpo.

Por el momento, sólo fueron encontrados dos supervivientes en la escuela de Yingxiu, donde había más 500 estudiantes cuando el sismo sacudió la provincia.

La localidad, que contaba con 6.000 habitantes antes de la catástrofe, está casi totalmente destruida. Aislada del resto de la provincia, el único acceso es un camino de montaña, que con las fuertes lluvias se ha vuelto casi impracticable.


La cifra de muertos aumentó a casi 50.000. Sin embargo, se cree que el número real de víctimas mortales es muy superior a la nueva cifra oficial. Para más de 20.000 personas sepultadas bajo los escombros, cada día que pasa disminuyen sus posibilidades de sobrevivir. Unos 100.000 soldados fueron movilizados o están ayudando en las tareas de rescate. Mientras, los dañados diques constituyen una nueva amenaza para los supervivientes.

El jefe del gobierno chino, Wen Jiabao, ordenó el envío de cien helicópteros a la provincia de Sichuan, difícilmente accesible, donde aterrizaron numerosos paracaidistas y se lanzaron toneladas de productos de ayuda.

El terremoto causó heridas a en torno unas 65.000 personas, de las que más de 100.000 se encuentran en estado grave, informan los medios chinos. Falta agua potable, alimentos, medicamentos y tiendas para los supervivientes de la catástrofe. Decenas de miles de personas que se han quedado sin hogar pasaron su tercera noche consecutiva a la intemperie, apenas cubiertos por unas lonas.

El ministro para Recursos Hídricos, Chen Lei, Habló en Pekín del "serio peligro" que suponen las grietas causadas por el sismo en los diques de contención de los embalses, sobre todo en Sichuan. Según declaró, citado por la agencia Xinhua, es necesario informar de los potenciales peligros a fin de evitar una nueva catástrofe.

"El resquebrajamiento de diques podría ocasionar numerosas víctimas si las inspecciones y los trabajos de saneamiento no se llevan a cabo a tiempo", advirtió también su viceministro, citado por el "China Daily". En el distrito de Maoxian, dos diques están "tan dañados" que se ha ordenado evacuar la zona.

Al norte de Beichuan, donde todavía miles de afectados se encuentran bajo los escombros, el río Jianjiang quedó bloqueado por un gran movimiento telúrico. El agua se ha estancado ante una barrera de guijarros y rocas que amenaza con inundar la zona. "Si se rompe la pared que bloquea el río, la ciudad será engullida por el agua", advirtió un experto. "Todas las personas que se encuentran atrapadas morirán".

Un grupo de expertos se ha trasladado a la zona para valorar la amenaza, informó el instituto sismológico. Los trabajos de rescate en la ciudad de Beichuan continúan, pese a todos los peligros. Además, expertos señalan que una persona puede sobrevivir un máximo de tres días sin agua y tres semanas sin comida, pero al estar enterrados bajo escombros, el miedo puede alterar el metabolismo y disminuir con mayor rapidez las reservas corporales. Y peor aún es la situación de los cientos de niños atrapados entre las ruinas de al menos nueve colegios.

El terremoto causó también la muerte a unos 50 turistas chinos y dos taiwaneses, entre ellos un niño de tres años. Más de 3.000 viajeros, entre ellos unos 700 visitantes extranjeros, fueron trasladados a un lugar seguro desde las regiones turísticas de Jiuzhaigou y la reserva de pandas de Wolong. El ejército llevó a 33 turistas británicos, estadounidenses y franceses con un helicóptero a Chengdu. Wolong se encuentra a tan sólo 30 kilómetros del epicentro del terremoto del lunes, que tuvo una magnitud de 7,8 grados. Los 86 pandas gigantes sobrevivieron sin daños el sismo.

Dejá tu comentario