Morales prometió seguridad jurídica para empresas

Mundo

El presidente electo boliviano, Evo Morales, aseguró hoy que los intereses empresariales españoles en su país serán tenidos en cuenta por su Gobierno y pidió que España impulse con inversiones la reforma social y educativa de Bolivia.

Las empresas españolas "no tienen nada que temer" del futuro gobierno de Bolivia, pero España "tiene la responsabilidad de invertir" en ese país para promover el progreso, dijo Morales, que finalizó esta mañana su visita a Madrid.

En breves declaraciones a los periodistas, el líder socialista boliviano citó la reforma económica para poner fin al modelo neoliberal y los proyectos sociales y de apoyo a la pequeña empresa como algunas de las medidas que su Gobierno impulsará de inmediato.

Morales concluyó la etapa española de su gira con reuniones con el coordinador general de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, y los dirigentes sindicales de la Unión General de Trabajadores (UGT) y de Comisiones Obreras (CCOO), y una visita al Instituto Elcano, un centro de análisis políticos.

Esas entrevistas cierran la ajustada agenda del presidente electo que ayer se entrevistó con los ministros de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos; y de Industria, José Montilla; el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y al final del día, con el Rey Juan Carlos.

En el día y medio que pasó en Madrid, el líder socialista boliviano fue parco en declaraciones, en contraste con sus visitas a Cuba y Venezuela, pero dejó bien claro el ideario que presidirá su gestión, al señalar que su "única discrepancia" con Ernesto Che Guevara es que el célebre guerrillero se levantó en armas.

En cambio, su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), ha conquistado el poder con votos, afirmó Morales, líder de una fuerza que fue el principal promotor de las grandes protestas populares llevadas a cabo en Bolivia en los últimos años.

Ahora, a punto de gobernar, a los inversores españoles y al Gobierno les prometió seguridad jurídica para las empresas establecidas en Bolivia, aunque dijo que su Administración ejercerá "el derecho de propiedad" del Estado sobre los recursos naturales.

No obstante, Morales aseguró que ello no significa "confiscar, expropiar, ni expulsar a las empresas" que respeten la ley.

Desde el Gobierno español el mensaje transmitido al próximo gobernante boliviano fue una apelación constante a la "negociación" como medio de resolver cualquier controversia y, al tiempo, se le manifestó que el Ejecutivo defiende de manera "irrenunciable" los intereses de las empresas españolas en el exterior.

En cualquier caso, es preciso esperar para saber cuál es el programa económico de Morales respecto a las inversiones foráneas, puesto que aún no ha tomado posesión del cargo, dijeron fuentes oficiales españolas.

Cautela y precaución también se desprenden de las apreciaciones que fuentes de la patronal Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) hicieron tras el almuerzo que destacados ejecutivos tuvieron ayer con Morales.

El presidente electo les dijo que desea un "diálogo abierto y muy sincero", con las firmas instaladas en su país que comenzará en cuanto tome posesión de la Presidencia, el próximo día 22.

Sus interlocutores le agradecieron la visita y le escucharon decir que los recursos naturales "pertenecen al pueblo y es el Estado quien tiene que administrarlos".

De esos recursos, la petrolera hispano-argentina Repsol-YPF gestiona el 20 por ciento de las grandes reservas de gas.

Según dijo Morales, Repsol parece "dispuesta a invertir en industrialización" y no figura entre las empresas que él considera "contrabandistas" y contra las que tomará medidas en cuando sea presidente.

Además de la firma hispano-argentina, operan en Bolivia la francesa TotalFinaElf, la brasileña Petrobrás y la británica British Gas, entre otras.

Pero están pendientes de negociación los nuevos contratos que dispone la Ley de Hidrocarburos (2005), que establece más impuestos, a lo que se añaden los anuncios hechos desde el triunfo de Morales, de que el Estado intervendrá en todo el proceso productivo y comercial.

Evo Morales, cuyo atuendo informal de ayer, de alegre jersey de rayas, fue muy comentado por el contraste que ofrecía con los trajes grises de funcionarios y ejecutivos, agradeció al Gobierno español la decisión de condonar en gran parte la deuda boliviana.

A mediodía, el presidente electo boliviano emprendió viaje a Bruselas, segunda etapa europea de su gira internacional, que incluye Francia, China, Sudáfrica y Brasil.

Dejá tu comentario