Estados Unidos impulsará una ofensiva regional contra el Gobierno de Nicaragua

Mundo

La misma comenzará en la OEA y seguirá pronto con una nueva ronda de sanciones. El presidente reelecto apuntó contra el “imperio yanqui y los colonialistas europeos”, a la vez que acusó a la UE de tener “una mayoría parlamentaria fascista, nazi”.

Washington - Estados Unidos planea anunciar “muy pronto” nuevas sanciones y medidas punitivas contra el Gobierno de Nicaragua, dijo ayer el Departamento de Estado, que salió también a presionar por una respuesta regional coordinada ante el temor de que la crisis institucional en la nación centroamericana se replique en otros países.

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, consiguió el domingo un cuarto mandato consecutivo después de mandar presos a decenas de rivales políticos, entre ellos siete candidatos presidenciales, en una votación que fue desconocida por la mayoría de la comunidad internacional, con la excepción de Cuba, Rusia y Venezuela.

Un funcionario de alto rango del Departamento de Estado estadounidense dijo ayer que las medidas contra las autoridades de Nicaragua serían las primeras de una serie de pasos que Washington continuará “aumentando con el tiempo”.

Estados Unidos espera una “resolución categórica” contra Ortega cuando la Organización de Estados Americanos (OEA) se reúna esta semana en Guatemala, pero no es probable que use el evento para buscar la futura suspensión de Nicaragua del bloque, dijo el funcionario, que pidió mantener su nombre en reserva.

La fuente agregó que se espera que el presidente Joe Biden promulgue pronto” la llamada “ley Renacer”, una legislación aprobada la semana pasada en el Congreso para aumentar la presión sobre Nicaragua.

Urgencia

Más tarde, el enviado especial del Departamento de Estado para Centroamérica, Ricardo Zúñiga, sugirió en una rueda de prensa virtual una respuesta regional coordinada ante la situación en el país por el riesgo de contagio.

“Tenemos el temor de que si no hay una respuesta regional para responder a estos acontecimientos, que esto podría suceder en otros países”, advirtió.

Zúñiga, que definió a Nicaragua como una “dictadura dinástica”, indicó también que es necesario hablar de “la influencia de Rusia y las actividades de Rusia en Nicaragua”, aunque no especificó cuáles. “Seguiremos viendo qué más podemos hacer al respecto”, añadió.

Antecedentes

Ortega, quien llegó al poder por las urnas en 2007, fue reelegido para un cuarto período con un 75,92% de los votos tras el escrutinio del 97,74% de las mesas, según reporte del Consejo Supremo Electoral (CSE).

Para el presidente estadounidense, Joe Biden, los comicios fueron una “farsa”, y la UE aseguró que “carecen de legitimidad”. El gobierno español tildó el proceso de “burla”.

“Estamos bajo la amenaza del imperio yanqui y los colonialistas europeos”, dijo Ortega, quien acusó a la UE de tener “una mayoría parlamentaria fascista, nazi” y ser “un instrumento de la política intervencionista, guerrerista de los Estados Unidos”.

Ortega, quien mañana cumplirá 76 años, asumirá otros cinco años como presidente a partir del 10 de enero a la cabeza del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda), junto a su esposa Rosario Murillo, de 70, que será vicepresidenta por segunda vez.

El exguerrillero sandinista, quien también gobernó el país en los años 1980 luego de ayudar al FSLN a derrocar en 1979 al dictador Anastasio Somoza, enfrentó a cinco candidatos derechistas, desconocidos y tachados de colaboradores del gobierno para legitimar la elección.

Tras 14 años en el poder, Ortega es acusado por sus críticos y opositores de “nepotismo” y de instaurar una dictadura. Pero él asegura que su gobierno es del “pueblo” .

Los comicios “completan la conversión de Nicaragua en un régimen autocrático”, dijo la UE en un comunicado. “Fue una elección solo de nombre”, estimó el Reino Unido.

Temas

Dejá tu comentario