Alentador: se acelera la recuperación económica en Estados Unidos

Mundo

La Fed espera un crecimiento del 6% para este año. El plan de Biden permitirá la creación de 7,5 millones de empleos.

La economía de Estados Unidos se recupera más rápido de lo esperado de la recesión causada por la pandemia de coronavirus, superando las estimaciones más pesimistas. No obstante, algunas áreas permanecen en caída y entre los analistas abundan las dudas sobre cómo será la recuperación.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el PBI (producto bruto interno) de Estados Unidos aumentará un 5,1% este año tras contraerse un 3,5% en 2020, cuando la pandemia de Covid-19 obligó el cese de actividades, afectando duramente su economía. Pero los economistas creen que la tasa de crecimiento podría subir aún más.

Los casi tres billones de dólares en programas de estímulo que otorgó el año pasado la administración de Donald Trump el año pasado, incluida una medida de 900.000 millones en diciembre, fueron claves para facilitar la recuperación.

Actualmente, el Congreso avanza hacia la aprobación del paquete de rescate de 1,9 billones del presidente Joe Biden, que brindará más apoyo a empresas y familias, y empleos estatales y locales.

El presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, dijo que el crecimiento podría alcanzar el 6%, mientras que analistas como Gregory Daco, de Oxford Economics, estimaron que podría superar el 7%, recordó la agencia AFP.

La rápida recuperación de Estados Unidos suscitó preocupaciones por posibles alzas de precios, pero Powell minimizó esos temores, diciendo que es poco probable que duren los picos inflacionarios en los próximos meses. La Fed se comprometió a mantener bajas las tasas de interés hasta que el empleo se recupere y la inflación supere el 2% durante algún tiempo.

A medida que las empresas pudieron reabrir y adaptarse a las nuevas restricciones por el coronavirus, el país recuperó aproximadamente la mitad de los 20 millones de empleos perdidos en las primeras semanas de la pandemia.

Muchos de los 10 millones de empleos restantes se encuentran en los sectores de servicios más afectados, como hoteles y restaurantes, y esas pérdidas de trabajos afectaron especialmente a los trabajadores negros e hispanos.

Es probable que esos empleos no se recuperen hasta que la vacuna llegue a una masa crítica de estadounidenses.

La tasa oficial de desempleo llegó al 6,3% en enero, desde el 3,5% del año anterior.

Para Moody's Analytics, el plan de estímulo de Biden crearía 7,5 millones de nuevos puestos este año.

El sector manufacturero también se recuperó desde el verano boreal pasado, aunque la producción se mantiene por debajo de principios de 2020.

Y aunque la pandemia obligó a los consumidores de Estados Unidos a reducir sus actividades, éstos gastaron en autos, productos electrónicos, muebles y suministros de construcción y jardinería. Los minoristas en línea fueron los grandes ganadores, con un aumento de ventas en torno al 30% durante el año.

Los economistas advirtieron sobre daños perdurables en la economía estadounidense. Miles de comercios y restaurantes cerraron de forma permanente, y existe el riesgo de una ola de quiebras si la recuperación no llega lo suficientemente pronto para algunas empresas muy endeudadas.

Los gobiernos estatales y locales, que normalmente no pueden obtener préstamos para financiar sus operaciones, se enfrentan a la posibilidad de suprimir puestos de maestros, policías y bomberos de la nómina para compensar el gasto masivo de ayuda.

"Debemos continuar brindando apoyo económico a nuestros ciudadanos, creando un puente hacia el fin de la pandemia", dijo esta semana la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

Dejá tu comentario