13 de julio 2007 - 00:00

Pelea en TV de Venezuela

Caracas (EFE, AFP, Reuters) - El magnate venezolano de la comunicación Gustavo Cisneros planteó que los canales de televisión no deben usarse como instrumentos para alcanzar objetivos políticos, sino que deben ser vidrieras « imparciales y equilibradas» de la realidad.

«Muchos en el gobierno y la oposición creen que un canal de televisión puede ser protagonista del juego político. Esa no es la misión de la televisión», dijo Cisneros en una inusual alocución, en la noche del miércoles en su canal, Venevisión.

Los canales de televisión «no pueden ni deben parcializarse en el conflicto nacional y de hecho ni siquiera pueden pretender sustituir a los partidos políticos, si no quieren empeorar el conflicto. Eso es lo que ha pasado en Venezuela», añadió Cisneros.

El empresario venezolano explicó que decidió exponer sus puntos de vista sobre la situación de Venevisión en vista de los ataques que ha recibido el canal por no sumarse a la campaña a favor de su competidor Radio Caracas Televisión (RCTV), al que el gobierno, a diferencia del tratamiento recibido por el canal de Cisneros, no le renovó la licencia para seguir usando una frecuencia estatal. Según observadores, esa diferencia radicó en que RCTV mantuvo su línea opositora y Venevisión la atenuó.

Cisneros, considerado uno de los hombres más ricos de América, afirmó que el papel de un canal de televisión es «suministrar información y reportar noticias de la manera más equilibrada y objetiva que sea posible».

El magnate añadió que, «al hacerlo, el canal corre el riesgo de verse atacado por los extremos, que es lo que está pasando actualmente. Venevisión ha tratado de ubicarse en el centro democrático y sufre por ello los ataques, las calumnias y demás balísticas del sótano de ambos lados».

Dejá tu comentario

Te puede interesar