Por las fuertes lluvias en Rio, se inundó el Maracaná

Mundo

El campo de juego del mítico estadio Maracaná quedó prácticamente bajo agua y sus vestuarios inundados por las fuertes lluvias caídas desde las últimas horas, que han causado 95 muertos en el estado de Rio de Janeiro.

Debido a esto, el estadio está en duda para albergar el partido entre el local Flamengo y Universidad de Chile por el Grupo 8 de la Copa Libertadores este miércoles.

Construido para el Mundial de 1950, el Maracaná no ha podido resistir las lluvias que azotan a Rio de Janeiro, de las peores en décadas, y este mediodía su campo de juego asemejaba a una enorme piscina marrón y sólo el centro de la cancha parecía libre de agua y lodo, según imágenes exhibidas por la televisión local.

El desborde de agua llegó hasta los vestuarios del Más Grande del mundo -como gustan llamar los cariocas al Maracaná, que estaban completamente inundados.

La presidente de la Superintendencia de Deportes de Rio (Suderj), Marcia Lins, confirmó que la estructura del escenario no registra daños por las lluvias y dijo que grupos de funcionarios trabajaban sin cesar para dejarlo en condiciones.

En la tarde las aguas bajaron, pero quedó basura y lodo esparcidos por el campo de juego y podría volver a inundarse si seguían las fuertes lluvias que caían en la noche.

El temporal que azota a la ciudad de Rio también afectó al aledaño gimnasio Maracanazinho, que al igual que el Maracaná fue reformado para los Juegos Panamericanos de 2007.

Allí, Bernardo Rezende, DT de la selección brasileña de voleibol y del equipo Rio de Janeiro, quedó atrapado junto a varios jugadores por unas 20 horas.

El Maracaná debe albergar el miércoles el partido entre el Flamengo y Universidad de Chile por el Grupo 8 de la Copa Libertadores de América, pero según Marcia Lins "sería mejor transferirlo" a otro estadio.

Dejá tu comentario