Portugal: interrogaron a un sospechoso de la desaparición de niña británica

Mundo

Un inglés residente en la región portuguesa de Algarve fue interrogado en el marco de la investigación sobre la desaparición de la niña británica Madeleine McCann el pasado 3 de mayo.

El hombre, de unos 35 años, agente inmobiliario y padre de una niña de cuatro años fue interrogado por más de diez horas por la Policía Judicial (PJ) de Portugal, y luego abandonó la dependencia en un automóvil de la policía sin haber sido arrestado.

Por el caso también fueron interrogados en calidad de testigos un ciudadano portugués y una ciudadana alemana, cuyas identidades no fueron reveladas.

Madeleine, que cumplió cuatro años el pasado sábado, desapareció del departamento turístico "Ocean Club", en la localidad de Praia de Luz, Algarve, cuando dormía en compañía de sus dos hermanos más pequeños, mientras sus padres, Gerry y Kate McCann, cenaban en un restaurante vecino.

Los investigadores advirtieron que la casa de la madre del inglés indagado, que se ubica a unos 100 metros de "Ocean Club", en Praia da Luz, fue objeto de búsquedas y recolección de pistas.

Los técnicos de la Policía Científica de la PJ revisaron en detalle el interior y exterior de la casa, así como la piscina.

Al dejar la vivienda, la PJ llevó a computadoras, teléfonos celulares y un colchón plástico de playa.

En declaraciones a enviados de televisiones británicas esta mañana, reproducidas por la prensa portuguesa, la madre del inglés dijo que su hijo salió en libertad y que no regresó a su domicilio aconsejado por ella, que le recomendó pasar la noche en casa de amigos.

El comportamiento sospechoso y varias contradicciones, motivaron a la periodista inglesa del "Daily Mirror", Lori Campbell, a denunciar al hombre a la policía.

De acuerdo a Campbell, el inglés se acercó a los periodistas británicos y portugueses desde el día de la desaparición de la niña y se ofreció como traductor, diciendo cosas tales como "no vale la pena seguir buscando aquí, seguramente Madeleine ya está lejos de Portugal".

Del inglés se sabe que era agente inmobiliario, que es divorciado, vive con la madre y tiene una hija de cuatro años que vive con su ex mujer en Inglaterra y que dijo a varios periodistas portugueses y británicos que Madeleine le recordaba a su hija.

Dejá tu comentario