Primer viaje a Berlín fue calculado gesto a Europa

Mundo

Berlín (EFE, AFP) - La canciller alemana, Angela Merkel, y el nuevo presidente francés, Nicolas Sarkozy, se comprometieron ayer a trabajar juntos para sacar a la Unión Europea de la parálisis en que se encuentra desde 2005, después de que Francia y Holanda no ratificaran la Constitución europea en sendos referendos.

Sarkozy, que viajó a Berlín pocas horas después de tomar posesión como presidente de Francia, aseguró que su visita a la capital alemana no sólo es un gesto simbólico, sino una forma de lanzar un mensaje político al resto de los socios comunitarios.

«He querido expresar mi deseo de que nos pongamos inmediatamente a trabajar», dijo Sarkozy, quien considera urgente «sacar a la Unión Europea de la parálisis actual».

Merkel, que ostenta este semestre la presidencia de turno de la UE, precisó que tanto ella como Sarkozy ya se pusieron «a trabajar» con la vista puesta en la cumbre de jefes de Estado y de gobierno que tendrá lugar los próximos 21 y 22 de junio en Bruselas.

La dirigente alemana prometió reiteradamente en las últimas semanas presentar en esa cumbre un plan específico con plazos concretos para tratar de hacer realidad la Constitución Europea.

El presidente francés y la canciller consideran necesario consensuar un tratado simplificado, que permita funcionar a la actual Unión Europea de 27 miembros.

Para Sarkozy, el eje franco-alemán es necesario para la construcción de Europa, aunque, a su juicio, debe abrirse a los otros cuatro grandes países de la UE: España, Italia, Reino Unido y Polonia.

  • Oposición a Turquía

    En un plano de coincidencias paralelo, Sarkozy y Merkel se oponen a la entrada de Turquía en la Unión Europea y apuestan por una asociación privilegiada con Ankara.

    En los últimos meses, la canciller ha jugado un papel destacado en Bruselas ante la falta de un liderazgo fuerte en la UE con Jacques Chirac y el primer ministro británico, Tony Blair, ya en retirada.

    Merkel, líder de la Unión Cristianodemócrata-Unión Social Cristiana ( CDUCSU), y Sarkozy, ex presidente de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), se conocen desde hace años, aunque la canciller debió «esquivarlo» últimamente para no herir los sentimientos de Chirac. El eje franco-alemán ha sido clave en la construcción europea desde que el presidente francés Charles de Gaulle y el canciller alemán Konrad Adenauer firmaron en enero de 1963 en París el Tratado de Cooperación del Elíseo.
  • Dejá tu comentario