Primeros allanamientos para hallar a sospechosos de atentados en Londres

Mundo

La Policía registró hoy, martes, cinco domicilios en el norte de Inglaterra, en la primera operación de este tipo y de "suma importancia" que las fuerzas del orden llevan a cabo en relación con los atentados de Londres.

Al mismo tiempo, la Policía analiza unas 2.500 cintas de imágenes de los circuitos cerrados de seguridad, con la esperanza de encontrar pistas vitales que ayuden a identificar a los autores de los ataques que causaron la muerte de 52 personas el pasado día 7.

En West Yorkshire, la Policía Metropolitana de Londres, con el apoyo de la de ese condado inglés, ha registrado cinco domicilios a primera hora de hoy, pero ninguna persona ha sido detenida.

La operación policial, centrada en la ciudad de Leeds, es resultado de una investigación de los servicios secretos sobre los atentados contra la red de transporte público de Londres.

Según Scotland Yard, el departamento criminal de la Policía Metropolitana de Londres, los registros, considerados de "suma importancia", se practicaron en virtud de las leyes antiterroristas.

Desde las 05:30, la Policía ha bloqueado el acceso a las calles Colwyn y Tempest, en el barrio Beeston de Leeds, una zona residencial de la ciudad con una importante población musulmana.

En el lugar hay unos veinte agentes del orden, además de vehículos y furgonetas de la policía.

El comisario jefe de la Policía Metropolitana de Londres, sir Ian Blair, dijo hoy a la cadena BBC que los registros están "directamente vinculados" con los ataques del pasado jueves.
"Es muy poco lo que puedo decir en este momento, pero esta actividad está directamente vinculada con las atrocidades", añadió.

En los ataques, 52 personas murieron y otras 700 resultaron heridas cuando cuatro artefactos estallaron en tres tramos del metro de Londres: King's Cross, Edgware Road y Liverpool Street, y en un autobús de dos pisos en el centro de la ciudad.

La Policía analiza la teoría de que los autores podrían haber viajado juntos a King's Cross, estación de metro y de trenes de cercanías, y después se habrían separado para colocar las bombas.

Los tres trenes afectados por las explosiones pasaron por King's Cross, mientras que el autobús procedía de esa estación.

La Policía ha confirmado que los agentes del orden han empezado la difícil y complicada tarea de analizar miles de imágenes de los circuitos cerrados de seguridad instalados en estaciones, edificios y calles de la capital británica.

Además, los forenses trabajan en los trenes que han quedado destruidos por las explosiones, en unas condiciones muy difíciles dado el intenso calor en los túneles del metro, donde no hay ventilación y está plagado de ratones.

Los detectives confían en poder detectar a los responsables o alguna otra pista que ayude con la investigación, considerada como la "mayor de la historia criminal" del Reino Unido, según Ian Blair.

El comisario jefe de la Policía Metropolitana ha pedido a la población paciencia para poder reunir todos los datos necesarios que ayuden a atrapar a los responsables.

"Pido a todo el mundo que nos dé tiempo. Tenemos que hacer bien esta labor", subrayó Blair.

Según el periódico "The Times", una única persona con acceso a explosivos militares de alta calidad pudo ser responsable de montar los cuatro artefactos que explotaron en Londres.

Componentes similares fueron encontrados en los cuatro lugares donde estallaron las bombas, lo que hace pensar que fueron preparadas por una persona y no varias, añade el diario.
Además, los investigadores de los ataques creen que los materiales utilizados no fueron de fabricación casera, sino explosivos militares sofisticados, posiblemente introducidos en el Reino Unido desde los Balcanes, de acuerdo con la información.

Las fuerzas del orden han reforzado las medidas de seguridad en las principales estaciones del metro de Londres y las calles del centro de la ciudad, especialmente en el centro financiero, por temor a un nuevo atentado.

Dejá tu comentario