Crece la tensión entre Reino Unido y Francia tras la tragedia en el Canal de la Mancha

Mundo

Londres insiste en su propuesta de patrullar de forma conjunta la costa francesa, París criticó que se use el drama con fines políticos.

El gobierno de Reino Unido reiteró el jueves una propuesta de realizar patrullas conjuntas en las costas francesas del Canal de la Mancha donde la víspera murieron 27 migrantes, rechazada anteriormente por Francia cuyo presidente, Emmanuel Macron, pidió no "instrumentalizar" la tragedia con fines políticos.

En una conversación telefónica mantenida el miércoles por la noche, el primer ministro británico Boris Johnson y el presidente francés acordaron "intensificar sus esfuerzos" y "mantener todas las opciones sobre la mesa" para hacer frente a las bandas de traficantes que organizan cruces ilegales, informó un vocero de Downing Street.

Sin embargo, mostrando la tensión entre ambos países, un comunicado del Elíseo afirmó que Macron espera que el Reino Unido "coopere plenamente y se abstenga de instrumentalizar una situación tan dramática con fines políticos".

Macron también insistió en que Francia y el Reino Unido tienen "una responsabilidad compartida" en este drama y pidió que la cooperación entre ellos sea "eficaz".

Según Tom Pursglove, secretario de Estado británico de inmigración, Johnson reiteró una propuesta, rechazada anteriormente por París por motivos de soberanía, de organizar patrullas franco-británicas en las costas francesas para impedir la partida de las embarcaciones.

"Espero que los franceses reconsideren esta propuesta", dijo a la BBC.

Tras una reunión de crisis celebrada el miércoles, Johnson acusó a las autoridades francesas de no haber hecho "lo suficiente" para impedir los cruces, a pesar de haber recibido más de 60 millones de euros (67 millones de dólares) de contribución británica para reforzar la vigilancia de sus costas.

"Lo que proponemos es aumentar nuestro apoyo, pero también trabajar con nuestros socios en las playas afectadas", precisó Pursglove.

Este tema de los cruces clandestinos, que alimenta con regularidad las tensiones entre Londres y París, es delicado para el gobierno conservador de Johnson, que hizo de la lucha contra la inmigración su caballo de batalla tras el Brexit.

Tras la tragedia del miércoles, la más mortífera hasta la fecha registrada en el Canal de la Mancha, varios periódicos británicos denunciaban la presunta desidia de los franceses.

El diario The Sun publicaba una foto en portada del que presentó como un coche de policía francés que permitía a un grupo de migrantes con chalecos rojos llevar hasta el agua una lancha neumática. "No hacen nada", escribía.

"¿Es realmente el momento de señalar con el dedo? ¿Es el momento de no luchar juntos contra estos traficantes?", reaccionó el diputado francés Bruno Bonnell, del partido LREM del presidente Macron.

"De 30.000 personas que intentan cruzar el Canal, el 60% han sido detenidas", aseguró al canal británico Sky News, admitiendo que es insuficiente. Pero "esto ocurre por la noche en playas pequeñas. La policía no puede estar en todas partes, seamos realistas", subrayó.

Dejá tu comentario