La relación comercial, el primer punto de fricción entre Reino Unido y la UE en la era pos Brexit

Mundo

El gobierno de Boris Johnson rechazó aceptar la normativa de Bruselas, que amenazó con aranceles y cuotas de importaciones.

Reino Unido y la Unión Europea (UE) se enfrentaron el lunes por el acuerdo comercial post-Brexit, luego de que el primer ministro Boris Johnson aclarara que no es necesario adherirse a las normas del bloque y Bruselas advirtiera que podría aplicar aranceles y cuotas de importaciones si se rehúsa.

Londres quiere negociar un acuerdo comercial para fines de este año, pero los líderes de la UE dicen que mientras más se aleje de las normas comunitarias menos acceso tendrá al mercado único europeo.

Dos días después del Brexit, Johnson describió a Reino Unido como una potencia del libre comercio y, aunque no se animó a presionar del todo a la UE con una posición más beligerante, dijo que no había necesidad de aceptar las reglas del bloque.

UK Prime Minister on Twitter

"No hay necesidad de un acuerdo de libre comercio que involucre aceptar las reglas de la UE sobre políticas de competencia, subsidios, protección social, medioambiente o nada similar, no más que si la UE estuviera obligada a aceptar las normas de Reino Unido", dijo el primer ministro conservador.

La alternativa para Reino Unido, dijo Johnson, es negociar un pacto como el que ostenta Canadá con la UE o uno distinto como el acuerdo del bloque con Australia.

La Unión Europea quiere un acuerdo ambicioso sin aranceles ni cuotas con Reino Unido, pero éste sería condicionado a una competencia abierta y justa con el bloque de 27 naciones que el país abandonó la semana pasada, dijo el negociador europeo del Brexit, Michel Barnier.

Al revelar el mandato de la Comisión Europea (órgano ejecutivo de la UE) para negociaciones con Reino Unido sobre su relación futura, Barnier dijo el lunes que era necesario primero preparar el camino y adecuarlo para sostener estándares sociales, medioambientales y de ayuda estatal en el largo plazo.

"Primero que todo, nosotros debemos defender los intereses de la unión, de sus ciudadanos y sus negocios", dijo.

"Seguiremos preparándonos para un escenario sin acuerdo. Ciertamente no queremos que eso suceda, trabajaremos para evitarlo, pero si no podemos llegar a un acuerdo a fines de este año estaremos en el límite en muchos frentes", explicó Barnier.

Agregó que un eventual acuerdo comercial debe incluir un compromiso sobre la industria pesquera que entregue libre acceso recíproco a las aguas y que éstas condiciones deben quedar establecidas con Reino Unido para el 1 de julio de 2020.

"Lo más importante para 2020 es que, tras haber abandonado la UE a principios de año, habremos recobrado una total independencia económica y política a finales", dijo el canciller británico, Dominic Raab, al detallar la ambición comercial de Londres.

Dominic Raab on Twitter

El jefe de la diplomacia británica anunció así la intención de negociar simultáneamente con varios países fuera de la UE, como Estados Unidos, por lo que viajará en las próxima semanas a Australia, Japón, Singapur y Malasia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario