EE.UU. le pidió a Rusia retomar negociaciones, pero el Kremlin respondió “no” y exigió garantías

Mundo

El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, viaja a Kiev para reafirmar el respaldo de Occidente y la vocación de la OTAN de recibir a ese país como miembro. Inquietud por el despliegue de tropas suecas.

Washington - Estados Unidos y la OTAN le pidieron a Rusia que regrese a la mesa de negociaciones para evitar una escalada de la crisis en Ucrania, pero el Gobierno de Vladímir Putin rechazó esa posibilidad y reclamó que las potencias occidentales expongan primero propuestas concretas que aborden sus preocupaciones de seguridad ante la expansión de esa alianza militar hasta su frontera.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, pidió poner fin a la crisis ucraniana por la vía diplomática, pero su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, puso en duda la viabilidad de nuevas conversaciones.

Blinken “subrayó la importancia de continuar con la vía diplomática para desescalar las tensiones en torno a la preocupante acumulación militar rusa en Ucrania y sus alrededores”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, poco antes de que el jefe de la diplomacia estadounidense viaje a Ucrania.

“El secretario reiteró el compromiso inquebrantable de Estados Unidos con la soberanía y la integridad territorial de Ucrania y subrayó que cualquier discusión sobre la seguridad europea debe incluir a los aliados de la OTAN y los socios europeos, incluida Ucrania”, sostuvo Price en un comunicado.

Blinken reiterará su mensaje el viernes en Ginebra cuando se reúna con Lavrov.

Contacto

Lavrov, en declaraciones a periodistas mientras la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, visitaba Moscú, aseguró que su Gobierno espera una respuesta de Estados Unidos a sus demandas de seguridad antes de continuar con las conversaciones.

“Rusia está ahora esperando respuestas a estas propuestas, como nos prometieron, para continuar las negociaciones”, señaló.

El Kremlin ha acumulado decenas de miles de efectivos militares cerca de la frontera con Ucrania, lo cual ha llevado a las potencias occidentales a temer una eventual invasión del país vecino.

Moscú exigió garantías de que no se permitirá que Ucrania se una a la OTAN, la alianza de defensa occidental liderada por Estados Unidos. Según el Kremlin, eso supondría la posibilidad de que se desplieguen tropas y armas –incluso nucleares– muy cerca de su frontera y en un país que ha considerado tradicionalmente parte de su zona de influencia. Ante eso, advirtió que podría responder con despliegues militares que no precisó en Cuba y Venezuela.

Respaldo

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, se expresó en la misma línea de Blinken.

“Hoy (por ayer) he invitado a Rusia y a todos los aliados de la OTAN a participar en una serie de reuniones del Consejo de la OTAN y Rusia en un futuro próximo”, dijo en una conferencia de prensa en Berlín, junto al canciller alemán Olaf Scholz (ver nota aparte).

Estas negociaciones tendrán como objetivo “responder a nuestras preocupaciones, y también escuchar las de Rusia” y “encontrar una vía a seguir para impedir cualquier ataque militar contra Ucrania”, añadió.

La semana pasada, un encuentro anterior del Consejo OTAN-Rusia terminó constatando las profundas divergencias entre los aliados y Moscú sobre la cuestión de la seguridad en Europa.

Stoltenberg, sin embargo, dejó planteada una dura advertencia. “Enviamos un mensaje muy claro a Rusia: si decide otra vez usar la fuerza contra Ucrania, tendrá que pagar el elevado precio de las sanciones económicas, financieras y políticas”, advirtió, a la vez que reiteró “el apoyo de los aliados de la OTAN” a Ucrania.

La crisis está escalando de tal forma que Suecia decidió enviar cientos de soldados para reforzar la seguridad en la isla de Gotland. “No somos ingenuos y está claro que existe un riesgo. No se puede descartar un ataque” ruso, dijo el ministro sueco de Defensa, Peter Hultqvist.

Temas

Dejá tu comentario