Se cree que el sucesor no será europeo (dos argentinos entre los candidatos)

Mundo

El cardenal Leonardo Sandri, de 68 años, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales y ex sustituto de la Secretaría de Estado en tiempos de Juan Pablo II, comienza a circular como nombre para la sucesión de Benedicto XVI.

"Los cardenales extranjeros estarían trabajando en una hipótesis Sandri, eminencia argentina, pero de innegable origen italiano -sus padres emigraron de la provincia de Trento-", escribió Marco Ansaldo, vaticanista del diario La Repubblica.

"Los norteamericanos, el grupo más importante después del italiano, de hecho no tienen un candidato fuerte para presentar. Así apuntan hacia el cardenal latinoamericano, para el cual contarían con consensos en todo el continente y también en Oriente", agregó.

El nombre de Sandri como candidato "papable" también fue mencionado ayer por el vaticanista de La Stampa, Andrea Tornielli, y, hace unos meses, por el norteamericano John Allen, del National Catholic Reporter.

Sandri es conocido por haber tenido el estratégico cargo de sustituto de la Secretaría de Estado, el segundo más importante después del Papa, durante el pontificado de Juan Pablo II. Entonces fue el brazo derecho del influyente ex secretario de Estado y actual decano del Colegio Cardenalicio, cardenal Angelo Sodano.

Luego fue nombrado al frente del dicasterio vaticano que se ocupa de las Iglesias Orientales y fue "creado" cardenal por Benedicto XVI en noviembre de 2007. Ex nuncio en Venezuela y México, Sandri tiene amplia experiencia en la Curia romana.

El cardenal tuvo su momento de fama internacional en los últimos meses de pontificado de Karol Wojtyla, cuando, imposibilitado éste de hablar debido al avance de su enfermedad, el argentino pasó a ser su "voz". Además, fue él quien anunció a los fieles, la noche del 2 de abril de 2005, la noticia de la muerte del Papa.

El otro candidato argentino es el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Jorge Bergoglio, quien ya sonó con fuerza en 2005, cuando Benedicto XVI fue electo papa (de hecho se dice que en aquella elección sacó 40 votos). El jefe de prensa del Arzobispado de Buenos Aires, Federico Walls afirmó que "es papable como los demás cardenales" por lo que podría suceder al Sumo Pontífice.

"Él va a viajar cuando llegue la convocatoria por parte de Roma. Tiene la experiencia del cónclave pasado", afirmó Walls en declaraciones a radio La Red. En cambio, Bergoglio prefirió llamarse a silencio por el momento.

El sorprendente anuncio de la renuncia de Benedicto XVI desató de inmediato las especulaciones y las apuestas acerca de quién podría ser elegido como el próximo papa. ¿Vendrá de África, Latinoamérica, o será de nuevo un italiano, después de un pontífice de Polonia y otro de Alemania?

Durante el escándalo "Vatileaks" del año pasado surgió ya la cuestión de quién tiene suficiente poder en la curia vaticana y cómo podría ser la elección del próximo jefe de la Iglesia católica.

El mismo Benedicto dijo en una ocasión que podría imaginarse a un papa africano. Así, cuando se habla de la sucesión en la cátedra de Pedro, se menciona siempre a dos africanos. El cardenal Peter Turkson de Ghana es uno de los candidatos, junto al nigeriano Francis Arinze.

Pero más probable parece la posibilidad de que el próximo papa venga de América Latina, ante la creciente importancia del continente para la Iglesia ya que en esa región vive el 40% de los fieles a nivel mundial.. Entre otros posibles "papables" latinoamericanos aparece entre otros el nombre del cardenal arzobispo de San Pablo, Otto Scherer. Entre los norteamericanos, ha ido ganando en popularidad el canadiense Marc Ouellet de Quebec.

Entre los italianos, el arzobispo de Milán Angelo Scola sería más bien un candidato "nacional". Otro nombre que se escucha con fuerza es el cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone.

Con todo, la elección de un papa es un tema sobre el que resulta difícil hacer apuestas. En Roma se asegura que "quien entra en el cónclave como papa, sale como cardenal".

Dejá tu comentario