Toma cuerpo la anexión a Rusia de todo el este y el sur de Ucrania

Mundo

La provincia de Jersón lo pedirá, dijeron las autoridades locales proclives a Moscú. Siguen así los pasos de las también separatistas Lugansk y Donetsk. La idea del ejército invasor es avanzar ahora sobre la ciudad de Odesa y unificar toda esa franja con una región rebelde de Moldavia.

Son los millones de dólares de ayuda militar, económica y humanitaria a Ucrania aprobada por la Cámara de Representantes de EE.UU. Se espera ahora el aval del SKiev - Las autoridades prorrusas de la región ucraniana de Jersón, en el sur del país y ocupada por Moscú desde marzo, anunciaron que pedirán al presidente Vladímir Putin su anexión a Rusia, algo a lo que el Kremlin pareció dar el visto bueno.

Esa intención se suma a las iniciativas para preparar referendos de anexión también en las regiones separatistas prorrusas del este, Lugansk y Donetsk, lo que se sumaría al statu quo de la península de Crimea, ya apropiada por Moscú en 2014.

Tal escenario confirmaría la intención de Rusia, anticipada hace pocas semanas por miembros del Alto Mando, de unificar todos esos territorios para, completando la ocupación de la zona de Odesa, sumar también a la región separatista s de Transnistria. La búsqueda de usar la guerra para crear una “gran Rusia” que privaría a Ucrania de su salida al mar fue señalada el martes como una firme posibilidad por la directora de Inteligencia de Estados Unidos, Avril Haines.

Pasos

El camino para lograr ese objetivo, que incluye Jersón, es la estratégica ciudad portuaria de Mariúpol, donde Ucrania dice que alrededor de mil soldados permanecen atrapados en circunstancias cada vez más duras en la acería Azovstal. Esta inmensas instalaciones son el último bastión de la resistencia en la ciudad, que vivió una destrucción implacable.

En la ciudad de Zaporiyia hay una planta siderúrgica similar, llamada Zaporizhstal, construida también en la época de Stalin y que también podría servir si fuera necesario para desafiar la invasión rusa.

“Podemos permanecer en los refugios durante mucho tiempo”, dijo Ihor Buhlayev, de 20 años, un empleado de Zaporizhstal, mientras el metal fundido fluía y echaba chispas a su espalda. “Creo que nos permitirá sobrevivir”, aseguró.

“Habrá una solicitud (al presidente ruso) para hacer que la región de Jersón sea sujeto pleno de la Federación Rusa”, declaró Kirill Stremusov, jefe adjunto de la administración cívico-militar de este territorio ubicado justo al norte de la península de Crimea.

La conquista de Jersón es hasta ahora el único verdadero éxito militar de Moscú desde el inicio de la invasión a Ucrania el 24 de febrero, ya que sus tropas y las milicias locales aliadas aún combaten para hacerse con la totalidad de los territorios de Lugansk y Donetsk, en la región del Donbás.

Respuesta

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, reaccionó ayer de modo favorable a la idea de una anexión afirmando que “corresponde a los habitantes de la región de Jersón decidir si deben hacer un pedido” a Putin.

“Decisiones cruciales de este tipo deben tener un cimiento legal absolutamente claro y fundamentos legítimos, como en el caso de Crimea”, recalcó, según informó la agencia de noticias Sputnik.

En el terreno

Tras la primera etapa de la invasión, que incluyó movilización de tropas y ataques en Kiev y otras zonas del norte de Ucrania, Rusia se concentra ahora en asentar sus conquistas territoriales en el sudeste y en su ofensiva en el este.

“Vienen en oleadas”, dijo Mykola, un combatiente voluntario, sobre los repetidos intentos de los rusos de avanzar hacia el sur, más allá de un río estratégico cerca de un asentamiento rural llamado Bilogorivka.

Más al norte, alrededor de la importante ciudad de Jarkov, las autoridades de Kiev anunciaron haber recuperado cuatro pueblos en una contraofensiva lanzada el martes.

“Las localidades de Cherkasy Tychky, Rusky Tychky, Rubijne y Bayrak fueron liberadas”, indicó el Estado Mayor ucraniano en Facebook.

“Los ocupantes están siendo expulsados gradualmente”, afirmó de su lado el presidente ucraniano Volodímir Zelenski, en un discurso con “buenas noticias” de Járkov.

“Agradezco a todos nuestros combatientes que se mantienen firmes y muestran una fuerza sobrehumana para expulsar al ejército invasor”, añadió.

Los distritos norte y noreste de Járkov, que tenían unos 1,5 millones de habitantes antes de la guerra, llevan semanas bombardeados por cohetes rusos que han causado muertes de civiles.

En Kiev, la capital que quedó casi vacía desde el inicio de la invasión rusa, regresaron casi dos tercios de sus 3,5 millones de habitantes, aseguró el martes el alcalde Vitali Klitschko

Mientras tanto, Ucrania sigue presionando a los países occidentales para que le den más apoyo.

Dejá tu comentario