Un disidente cubano murió ahogado cuando intentaba regresar a la isla

Mundo

Un dirigente de la disidencia de Cuba, que se había ido en el 2005, murió ahogado en su intento de regresar en forma clandestina a la isla, mientras el gobierno de Raúl Castro intensificará con recitales el sábado su accionar para contrarrestar lo que considera una campaña anticubana.

Según publicó "El Nuevo Herald", de Miami, Adrián Leiva, de 52 años, murió ahogado cuando intentaba volver a Cuba en una embarcación en la que viajaban además otros tres disidentes, que fueron detenidos por autoridades de la isla.

Según el diario estadounidense, Leiva había "exigido durante mucho tiempo a los hermanos Castro permitir a los cubanos entrar y salir de la isla a voluntad" y por eso hizo el intento clandestino, el pasado 22 de marzo.

Funcionarios cubanos informaron el lunes a su hermana Eva que Leiva se había ahogado, y que otros tres cubanos que viajaban en la misma embarcación fueron detenidos por guardacostas cubanos.

Según el Herald, los casos de cubanos que tratan de regresar ilegalmente a la isla son escasos, aunque hubo varios, ya que la Seguridad del Estado identifica rápidamente a quienes no están autorizados a estar en la isla.

Según un amigo citado por el diario de Miami, Leiva era militante del Partido Demócrata Cristiano y "un moderado que exigía la liberación de todos los presos políticos, pero se oponía al embargo de Estados Unidos y creía que Raúl Castro implementaría reformas económicas".

Leiva participaba activamente en el movimiento de la disidencia desde 1996, como periodista y miembro del Movimiento Cristiano de Liberación, encabezado por Oswaldo Payá. En Cuba trabajaba en una empresa de alimentos, pero había sido degradado por su activismo.

Salió de Cuba con su esposa en el 2005, para acompañarla durante sus estudios en Estados Unidos, pero como se divorciaron un año después, Leiva comenzó a tratar de regresar a Cuba.

Leiva fue enterrado el martes, con agentes de la Seguridad del Estado fuertemente armados custodiando la ceremonia.

Dejá tu comentario