Venezuela raciona ahora el diésel y empeora el desabastecimiento de alimentos

Mundo

La medida de PDVSA afecta a los transportistas, causando retraso en el despacho de alimentos.

La estatal PDVSA comenzó a racionar el suministro de diésel a transportistas en Venezuela, según dijeron cuatro fuentes del sector a la agencia Reuters, a la par que caen las importaciones de combustible por las sanciones de Estados Unidos y se mantiene la crisis en el complejo refinador.

Las restricciones se hicieron evidentes el viernes cuando algunos camioneros bloquearon una autopista central del país en protesta por la escasez de diésel.

El racionamiento sin precedentes podría crear retrasos en el despacho de productos importados y de la industria, en especial la que procesa alimentos, empeorando el desabastecimiento y la hiperinflación que hace años padece Venezuela, advirtieron fuentes empresariales.

Las primeras fallas en el suministro de diésel comenzaron el año pasado cuando el país empezó a sufrir una escasez generalizada de nafta, lo que obligó al presidente Nicolás Maduro a importarla desde Irán y reducir los fuertes subsidios sobre su precio.

El diésel todavía se distribuye a los transportistas de forma gratuita en Venezuela.

"Estamos hablando de una dificultad sin parangón en los últimos tiempos", dijo Jesús Rodríguez, presidente de la cámara de comercio de la ciudad costeña de Puerto Cabello, sede del puerto de contenedores más grande de Venezuela.

PDVSA limitó el suministro de diésel a entre 100 y 200 litros por camión, y muchos conductores tienen que esperar días en filas para poder surtirse, destacó Jonathan Durvelle, presidente de la Cámara Regional de Carga, un gremio que agrupa a transportistas con unidades capaces de almacenar hasta 1.200 litros.

"Si no tenemos cómo movilizar nuestros vehículos no podemos movilizar los productos", dijo, señalando que la mitad del transporte de carga de Venezuela funciona con diésel.

La escasez se produce después que el año pasado Estados Unidos prohibiera a las compañías petroleras suministrar combustible a PDVSA a cambio de crudo, como parte de las crecientes sanciones que aplicó la administración del entonces presidente Donald Trump para presionar sin éxito por una salida de Maduro del poder, acusado de hacer fraude para reelegirse en 2018.

Los proveedores de diésel, incluidos Reliance Industries Ltd de la India y grupos de defensa preocupados por el impacto humanitario de la escasez, han instado al actual mandatario, Joe Biden, a levantar la prohibición.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo a Reuters la semana pasada que la administración "no tenía prisa" por aliviar las sanciones, frente a las pocas concesiones por parte de Maduro.

Estimaciones privadas sitúan el consumo de diésel venezolano entre 35.000 y 49.000 barriles por día (bpd). Ese combustible también se usa ampliamente en la agricultura, la generación de electricidad y el transporte público.

Los agricultores han advertido durante meses que la escasez estaba poniendo en peligro la siembra y la cosecha de cultivos.

El complejo refinador de PDVSA, que opera a una fracción de su capacidad de 1,3 millones de bpd, tras años de desinversión y falta de mantenimiento, produjo alrededor de 37.000 bpd de diésel en todo febrero, dijo Antero Alvarado, socio gerente en Venezuela de la consultora Gas Energy Latin America.

Dejá tu comentario