"¡Vergüenza!", el grito en Lampedusa contra el premier Letta

Mundo

La delegación de la Unión Europea (UE) que visitó la isla italiana de Lampedusa, para honrar a las víctimas de un naufragio la semana pasada con cientos de inmigrantes muertos, fue recibida con protestas por los habitantes.

Decenas de personas gritaron "bufones, vergüenza" cuando el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y la comisaria de Interior, Cecilia Malmström, visitaron el hangar del aeropuerto donde se encuentran los cadáveres.

Justamente, en las horas posteriores a la tragedia, el papa Francisco había expresado: "Sólo me viene la palabra vergüenza, es una vergüenza".

Los dos estaban acompañados por el primer ministro italiano, Enrico Letta, y el ministro del Interior, Angelino Alfano, quien acaba de regresar de una reunión con sus homólogos europeos. Allí pidió más ayuda al bloque para enfrentar el drama de la llegada de miles de inmigrantes. Sus palabras fueron escuchadas pero no se tomó ninguna medida.

Los habitantes de Lampedusa querían que la delegación de la UE visitara el centro de acogida de inmigrantes de la isla, que se encuentra totalmente desbordado. El martes, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) calificó de "inaceptables" las condiciones allí.

La alcaldesa de Lampedusa, Giusi Nicolini, había declarado que los residentes quieren más que una visita simbólica. "Si vienen a Lampedusa solamente para expresar sus condolencias, mejor que manden un e-mail. Nosotros necesitamos aquí medidas concretas", se quejó.

Según la cifra aún provisional, el hundimiento del barco causó la muerte de 289 personas en el accidente del 3 de octubre. Hubo además 155 supervivientes, pero los buzos siguen rescatando cadáveres del casco del buque, hundido a unos 50 metros de profundidad.  

Dejá tu comentario