Guernica: se espera el desalojo de la mayor toma de tierras de la provincia de Buenos Aires

Nacional

La resolución la adoptó la Cámara de La Plata. No se otorgaron fechas. El operativo no se realizará bajo condiciones climáticas adversas, precisó.

La Justicia platense ordenó ayer el desalojo de la toma de terrenos en la localidad bonaerense de Guernica, en el partido de Presidente Perón, la cual se espera que se ejecute en las próximas horas. Aunque dependerá especialmente del clima, ya que debe hacerse cuando el tiempo no sea adverso y en horario diurno.

La resolución la adoptó la Cámara de La Plata, y ordenó un allanamiento para "efectivizar el lanzamiento peticionado por el Ministerio Público Fiscal a los fines de hacer cesar los efectos del presunto delito que se estaría cometiendo”.

Asimismo, el organismo judicial especificó que el operativo "deberá realizarse cuidando la integridad de las personas y en horario diurno, no de noche", al tiempo que se debe realizar en buenas condiciones climáticas.

A su vez, facultó a recurrir al auxilio de las fuerzas de seguridad en caso de resultar necesario, al tiempo que no se determinaron fechas ni horarios para el desalojo.

Por su parte el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, si bien ratificó que se pondrá en marcha la orden de desalojo de la toma de tierras de Guernica, pero advirtió que"no va a ser de un día para el otro".

"En las tomas hay una causa y el juez ha definido la medida de desalojo" y "eso tiene un protocolo establecido por la Corte" dijo el ministro bonaerense pero aclaró en una entrevista con El Destape radio que "vamos a trabajar en desalojar porque lo ordenó la Justicia, pero eso no es de un día para el otro".

"Hay que hacer un relevamiento de las personas que están en la toma y se hace un plan que lo elabora la Justicia. En la toma de Guernica está funcionando una mesa de articulación para consensuar un mecanismo", explicó.

El conflicto por la toma de tierras en la provincia de Buenos Aires y en el sur del país generó controversias en el plano de la política nacional y los movimientos sociales.

Sergio Berni, ministro de Seguridad bonaerense, se posicionó en contra desde los primeros momentos al publicar en su cuenta oficial de Twitter un video relativo al tema: "Seguimos firmes. La usurpación de terrenos es un delito y en esta provincia: ¡Tolerancia cero al delito!".

En tanto que la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, expresó que "hay una larga demora de atención del problema de la vivienda y de la tierra, y también hay mucha tierra fiscal que está ociosa".

Asimismo, agregó: "El acceso a la vivienda es un derecho constitucional; tomarla no es la salida, pero es cierto que el Estado viene muy retrasado en acciones preventivas y de planificación, que hoy se están pensando".

Varios intendentes de zonas costeras demostraron su preocupación tras repeler varios intentos de tomas en zonas de playa y casas deshabitadas.

Martín Yeza, jefe comunal de Pinamar, expresó con contundencia que en esa localidad "no se aceptan delincuentes"; mientras que el intendente del partido de La Costa, Cristian Cardozo, solicitó a los propietarios de viviendas tranquilidad debido a que, desde su administración, actuaron con el apoyo de la Justicia.

"Nosotros hemos tomado intervención en unos terrenos donde hubo algún intento de asentarse pero inmediatamente actuamos con la justicia y la policía y resolvimos esas situaciones puntuales", afirmó.

Por su parte, el dirigente de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular, Gido Onorato, sostuvo: "No creemos que el Código Penal sea el instrumento para resolver el conflicto social, debe canalizarse institucionalmente, debemos aportar desde el diálogo".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario