Susana González: "Vamos a avanzar en el juicio político a Conte Grand"

Nacional

La diputada bonaerense de Frente de Todos aseguró que se volverá a poner en agenda el proyecto que busca destituir al Procurador. Su rol para derogar la reforma jubilatoria del BAPRO. Y por qué "para la oposición los privilegios deben ser de la clase dominante".

La legisladora le anticipó a Ámbito que el oficialismo volverá a ir a la carga contra el procurador provincial al asegurar que “vamos a avanzar en el juicio político a Conte Grand”. Sin embargo, no sucederá ahora ya que “lo íbamos a tratar en la primera reunión de comisión de Asuntos Constitucionales, pero debido a la necesidad de La Bancaria y de muchos jubilados para que tuviéramos su ley”. Y añadió: “Conte Grand es el artífice de muchas presiones contra jueces y fiscales para que se persigan en la Provincia a opositores políticos. Es por eso estamos viendo de qué manera no frustrarlo, ya que de nada sirve si no tenemos los votos. Nuestra intención es avanzar por lo menos hasta el dictamen condenatorio o absolutorio”.

Periodista: Tanto en este tema como en la derogación de la reforma jubilatoria del BAPRO sancionada bajo el gobierno de María Eugenia Vidal, parecería que el FdT depende de la UCR para poder avanzar. ¿Es así?

Susana González: Tenemos los números para avanzar y buenas expectativas para obtener la media sanción. Necesitamos cuatro votos más de los que tenemos como bloque o que falten algunos diputados. No sé cómo será la situación de la sesión, pero contamos con el apoyo del unibloque del diputado Fabio Britos y, pese a que nunca se sabe qué va a hacer la izquierda, pero en este caso, al tratarse de una ley que restituye derechos, creemos que van a acompañar. El diputado Guillermo Kane votó en contra con nosotros en su momento. Entiendo que los dos van a dar el respaldo al proyecto de ley porque saben que reestablece las garantías de todos los jubilados del BAPRO.

P.: La intervención de Mauricio Macri provocó que los legisladores del PRO se opongan a votar en contra de una ley nacida durante el gobierno de Vidal. ¿Cree que pueden volver a cambiar de opinión?

S.G.: Están en una posición difícil porque nadie quiere votar a favor de que, algo de lo que vos fuiste el autor, desaparezca. El tema es que saben que la 15.008 va camino a la declaración de inconstitucionalidad porque tiene nulidades que son absolutas. Como el principio de irretroactividad de la ley. Los radicales iban a acompañar, intervino (Mauricio) Macri y creo que la salida de (Néstor) Grindetti de la negociación fue un golpe fuerte. Los radicales no están a gusto dentro del bloque con las actitudes del PRO. A la corta o la larga eso se va a demostrar.

P.: Desde la oposición hablan de la derogación es en favor de privilegios de unos pocos. ¿Qué opina al respecto?

S.G.: Es una cuestión de diferentes proyectos políticos. Toda esa fuerza para quitar derechos de trabajadores no lo tienen contra los empresarios que son marcadores de precios. Nunca votaron a favor de un derecho de un trabajador, pero sí se negaron a votar cuando el Estado quiso quitar márgenes de ganancia a los empresarios. Para la oposición los privilegios deben ser de la clase dominante y nosotros tenemos que seguir bajo la teoría del derrame que tanto promulgan.

P.: La llevo hacia adentro del FdT. ¿Qué le parecieron las declaraciones de Cristina de Kirchner en relación al rol de los movimientos sociales y de los punteros políticos que suben y bajan los planes?

S.G.: Cuando Cristina se fue del gobierno había 250 mil planes. El macrismo los elevó a 2.150.000. Hablan de los planeros, pero fueron ellos los que generaron ocho veces los planes de Cristina. Ella no cuestionó el plan, cuestionó que estén en una mano. Es el Estado quien debe encargarse. No cuestionó a las organizaciones sociales sino a punteros de manejos cuasi espurios.

P.: Sin embargo, fueron varios los dirigentes sociales que salieron a cuestionar sus declaraciones. ¿La unidad no corre peligro?

S.G.: La unidad no está en juego. Los compañeros tienen que saber que esto es un frente. Hace menos de un mes el Chino Navarro decía que las afiliaciones del PJ eran truchas y no hubo situación de quiebre. Máximo Kirchner le contestó con más trabajo. Los cuestionamientos son buenos, pero nosotros no somos Cambiemos, donde el radicalismo no está de acuerdo con el PRO y vota sin discusión. Lo que decimos con la boca lo defendemos con el cuerpo. Lamento que se sientan atacados, pero algunos compañeros deben ponerse los sayos. Sobre todo los que se sienten cómodos con los gobiernos oficialistas de cualquier color político.

Temas

Dejá tu comentario