Más proteccionismo: las empresas europeas se blindan ante posible ola de compras china

Negocios

Las empresas chinas, fuertemente subsidiadas por el Estado, podrían lanzar una ofensiva sobre activos estratégicos europeos, en medio de la fuerte crisis causada por el coronavirus.

Las empresas que cuenten con apoyo de estados extranjeros tendrán más dificultades para adquirir compañías de la Unión Europea en virtud de una propuesta del bloque, donde se están diseñando medidas más proteccionistas a medida que la pandemia empuja a la región hacia una recesión pronunciada.

Se necesitan nuevas medidas en este ámbito, según la Comisión Europea, ya que las actuales normas de control de la inversión extranjera directa y las medidas de protección del comercio exterior no son suficientes para evitar posibles compras de activos baratos tras la pandemia.

La UE teme que las subvenciones extranjeras puedan utilizarse para aumentar la cuota de mercado o para ofrecer precios más bajos que competidores europeos a fin de acceder a mercados de importancia estratégica o a infraestructuras clave.

Las medidas tendrían como principal objetivo controlar los movimientos de las empresas chinas, fuertemente subsidiadas por el Estado, en un momento en el que podrían lanzar una ofensiva sobre activos estratégicos europeos, tal como ocurrió a raíz de la crisis financiera.

"Hay un número creciente de casos en los que los subsidios extranjeros parecen haber facilitado las compras de empresas europeas, distorsionado las decisiones de inversión, operaciones de mercado o políticas de precios de sus beneficiarios, o distorsionado las ofertas en las licitaciones públicas en detrimento de las empresas no subsidiadas", dijo en un comunicado la Comisión Europea.

Reino Unido someterá a un detallado análisis estos planes para determinar sus implicaciones, dijo Oliver Bretz, socio de Euclid Law, quien añadió:

"Aunque esta iniciativa parece estar dirigida principalmente a las inversiones chinas, puede haber otros efectos colaterales. (...) Los negociadores del Reino Unido probablemente están siguiendo esto muy de cerca en el contexto del Brexit, ya que las ayudas estatales constituyen una de sus líneas rojas".

Las empresas extranjeras que deseen adquirir una participación de más del 35% en una empresa de la UE con un volumen de negocios de más de 100 millones de euros (112 millones de dólares) tendrían que informar a la Comisión si han recibido más de 10 millones de euros en ayudas estatales.

El incumplimiento de esta obligación podría dar lugar a multas o a la anulación de los acuerdos de adquisición, mientras que los compradores podrían tener que deshacerse de activos para compensar cualquier ventaja injusta obtenida.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario