Ariel Greco, de Intive: "Argentina y Latinoamérica son las grandes apuestas en los próximos años"

Negocios

La empresa de software tuvo un revenue de u$s 8,3 millones en el país durante la pandemia. Para 2022 aspira a consolidarse y expandirse en la región.

Con presencia en al menos nueve países, Intive es uno de los grandes jugadores de la industria IT. Durante la pandemia, la empresa de desarrollo de software fundada en 1999 obtuvo un revenue de u$s 8,3 millones en la Argentina y registró un crecimiento del 56% a nivel local. Sobre esos números, la compañía aspira a expandirse en la región en el 2022, ampliando su planta de empleados y desembarcando en nuevos mercados.

Para lograr tales objetivos, Intive designó a Ariel Greco como como VP, Delivery Center de Latinoamérica y Country Manager de Argentina. "Más allá de la circunstancias globales, en Latinoamérica en general y en Argentina puntualmente, hay un mercado y una posibilidad de explosión de los servicios digitales que nos asegura un muy interesante camino por recorrer", dice Greco a Ámbito, en referencia a los desafíos y la transformación digital que deberá llevar adelante en su nuevo rol.

Periodista: ¿Cómo se gestó tu desembarco en Intive?

Ariel Greco: Yo estaba teniendo roles medianamente similares en el pasado. Se dio la oportunidad; Intive estaba apostando muy fuerte por la región y se cruzaron nuestros caminos. La propuesta me pareció super atractiva, super interesante, y más allá de lo profesional se alineaba muy bien con mi momento personal. Fue eso, un enamoramiento mutuo con objetivos comunes y un camino a seguir.

P.: ¿Qué expectativas tenés tanto profesionales como a nivel empresarial?

A.G.: Estoy muy entusiasmado, creo que estamos pasando por un momento muy particular. La respuesta es en varios niveles. La industria IT está pasando por una explosión a nivel global, algo que no es exclusivo ni de la región ni de la Argentina. Esto es el resultado de un mundo -no quiero decir pospandemia, porque la pandemia todavía no terminó- donde ya se empieza a delinear la pospandemia. Esta nueva realidad aceleró muchísimos procesos que ya se venían dando. El e-commerce ya existía pero hoy explota. Todo lo que tiene que ver con la digitalización de los servicios de las empresas era un camino que ya estaba iniciado pero que se aceleró muchísimo como resultado de la pandemia. Más allá de la circunstancias globales, en Latinoamérica en general y en Argentina puntualmente, hay un mercado y una posibilidad de explosión de los servicios digitales que nos asegura un muy interesante camino por recorrer. Estoy muy entusiasmado de poder recorrerlo con Intive, que es una compañía que es joven y que tiene mucho empuje y ganas de meterse en el juego.

P.: ¿Creés que la industria IT estaba preparada para asimilar cambios como los que que introdujo la pandemia?

A.G.: La industria IT es un mundo muy amplio para tener una única respuesta. Sin dudas estaba mejor preparada que la mayoría de las demás industrias; eso como punto de partida. Dentro de la industria IT, aquellas que dependen de la infraestructura tardaron más en adaptarse. Todo lo que tenía que ver con tráfico o demanda de contenido se vio, al menos inicialmente, sobre demandada. Cualquier servicio digital o proveedor de internet, para ir a lo más básico, vio una demanda enorme de repente y por ahí le costó un poco acomodarse.

Ariel Greco Intive

P.: ¿Y en Intive?

A.G.: Creo que no solo estábamos preparados, sino anticipados al momento. No porque viéramos venir la pandemia, sino porque todo lo que tenía que ver con la consultoría y la industria de software ya venía trabajando en un modelo semi remoto. Cuando se empezó a debatir la ley de teletrabajo en el Congreso, la industria ya venía trabajando de esa manera desde hace un tiempo largo. A algunas compañías les tomó 24, 48 horas migrar un modelo presencial a uno remoto y no tuvo absolutamente ningún impacto en productividad. Yo creo que somos de las industrias que, lamentablemente, más allá de la pandemia, mejor se acomodaron o cayeron paradas.

P.: ¿Qué rol ocupa Argentina dentro del organigrama de Intive?

A.G.: Somos una empresa joven, con algo menos de 2.000 empleados, y la verdad que Argentina y Latinoamérica son para Intive las grandes apuestas para los próximos años. Una de las iniciativas más fuertes que tenemos en Argentina es la de regionalizar el servicio y usarla como cabeza de playa para empezar a brindar servicio a otros países de la región.

P.: ¿A qué países apuntan?

A.G.: A los sospechosos de siempre. Estamos analizando Colombia, Uruguay y Perú. Esos son los tres candidatos más fuertes.

P.: Durante la pandemia tuvieron un revenue de u$s 8,3 millones en la Argentina. ¿A qué se debió?

A.G.: Primero, a que la industria ha acrecentado muchísimo la demanda. Latinoamérica y Argentina no son la excepción. Más allá del contexto general, Intive está haciendo una apuesta muy fuerte a la región. Para el año que viene las expectativas son volver a crecer muy agresivamente y superar el 56% de crecimiento de este año.

P.: ¿Vislumbrás un 2022 más auspicioso?

A.G.: A nivel global, diría que sí. No sé cuánto más auspicioso, me parece que se han disparado un montón de procesos de digitalización de servicios de las empresas que no tiene vuelta atrás y que hoy ya, habiendo salido del torbellino inicial donde todos querían ir a un mundo digital de un día para el otro, ya entrás en un proceso más pausado. A nivel local, yo creo que esa condición también se va a dar, pero tenemos algunas de las incertidumbres propias del medio local. Ahí vamos un poco más con píes de plomo. Es el driver para esta iniciativa de regionalizar los servicios que salen de Latinoamérica y poner pie en algún otro delivery center más allá de Argentina.

P.: ¿Y por qué eligen a la Argentina para ser delivery center?

A.G.: Históricamente Argentina, en Latinoamérica, ha sido catalogado como el centro de servicios de IT por excelencia. Tenemos tres condiciones que nos posicionan en punta por encima de otros potenciales servicios de la región. Para empezar, tenemos una alineación horaria con el mercado estadounidense. Cuando se intentan hacer offshore o servicios fuera del país, el timezone de Argentina tiene entre ocho y seis horas de sobreposición con el mercado americano, dependiendo de si es costa este u oeste; eso es una ventaja. La segunda ventaja es que el nivel académico y de inglés de los profesionales en la Argentina es reconocido mundialmente. También tenés una alineación cultural: congeniamos muy bien con los clientes potenciales del mercado americano. Cuando sumás todas esas características, Argentina es el destino natural de los servicios de offshore para lo que es IT.

P.: ¿Por qué es clave la alineación horaria con EEUU?

A.G.: No tiene que ver exclusivamente con la industria IT, pero tiene una altísima injerencia en ella. Cuando buscás servicios fuera del país, hay un cantidad de cosas a tener en cuenta, pero la posibilidad tener interacción directa es un factor muy importante a la hora de dar servicios de calidad. Muchas veces por ahí tenés un precio más competitivo o un servicio que suena más atractiva, pero la imposibilidad de alinear horarios termina siendo un detractor.

P.: Son una empresa con presencia en distintos países. ¿Cuál es la particularidad del mercado argentino?

A.G.: Si te tuviera que dar una respuesta adicional para ampliar lo que dije antes, diría que Argentina tiene hoy la posibilidad de explotar una ventaja, que es el resultado de años y décadas de una fluidez del mercado local. En Argentina estamos acostumbrados a gestionar en mercados dinámicos, muy cambiantes; no quiero decir aleatorios, pero muy random. Eso es lo que la pandemia le presentó al resto del mundo casi como novedad. En Argentina, la inestabilidad o el cambio de rumbo son el pan de cada día, entonces tenemos esa gimnasia, esa capacidad de adaptarnos rápidamente. Me parece que en un momento como este ese es un valor agregado por encima de otros centros de servicio que pueden tener el mismo talento profesional o un muy buen nivel pero que les cuesta un poco adaptarse.

Dejá tu comentario