El Teletrabajo, del lujo a la necesidad

Opiniones

El Teletrabajo hoy se presume como un eslabón esencial para que aquellas compañías que buscan promover negocios sostenibles en el largo plazo.

Las organizaciones, en los tiempos que corren, deben enfrentar diversos desafíos para construir negocios sostenibles en todos los sentidos, generando valor en los empleados, proveedores, accionistas y/o fondos de inversión. Estos cambios de paradigmas van, desde la responsabilidad con los contextos que la rodean, las finanzas bien administradas, la conciencia ambiental como core del negocio y el bienestar de su capital más importante, el humano.

Dentro del último ítem, el Teletrabajo debería dejar de ser una metodología disruptiva o un "lujo" que el empleador provee al trabajador, para transformarse en una herramienta esencial para la prosperidad de las compañías. Y cuando hablamos de prosperidad no solo nos referimos al bienestar del empleado, que ya de por sí es de un valor extraordinario, sino también a la eficiencia de los negocios en cuestión.

A priori, el Teletrabajo permite a los empleados sufrir menos el estrés, les brinda la posibilidad de conciliar la vida personal y profesional, manejar sus horarios, reducir sus gastos y ser más felices dentro de las empresas donde trabajan. Esto, directamente, repercute en las organizaciones, ya que trabajadores más felices son trabajadores más productivos y con más sentido de pertenencia por la firma. A su vez, esta modalidad influye en menores costos de infraestructura y por rotación.

No hay que confundir esta metodología con la mera política de horarios flexibles; el teletrabajo implica inversión en tecnología, y valor agregado para la compañía y sus inversionistas. El teletrabajo es – lisa y llanamente – una estrategia de negocios, que entre otras cosas globaliza el empleo. Por ejemplo, el talento que necesita una empresa está en otra ciudad ¿por qué no incorporarlas a la organización si se cuenta con la tecnología necesaria? El teletrabajo permite trabajar con profesionalismo y excelencia, independientemente del lugar donde residan las personas y la diferencia horaria que haya.

Esta es una decisión que bien podría involucrar a todas las áreas de la compañía, potenciando aquellas que estaban siendo vistas con recelo por su mal funcionamiento.

Un ejemplo cabal de esto son los Contact Centers, que cargan con el prejuicio de ser uno de los canales menos eficientes de las empresas.

Proyectos realizados por Xtendo Group y Jobing aplicando metodología de Teletrabajo en servicios remotos de Contact Center para Customer Experience y Telemarketing, en empresas como Pedidos Ya, Microsoft, Century Link y Facebook, demostró que el Teletrabajo mejora 18 % la productividad en menos de 2 meses, y aumenta en 22% la satisfacción de los clientes en el primer trimestre.

El Teletrabajo, en este sentido, permitiría tener empleados de Call Center en cualquier lugar de Argentina o Latinoamérica en relación de dependencia o no, generando una exponencial oportunidad de ahorros de costos y mejorando la calidad de vida del empleado, que directamente se traduciría en un trabajador más productivo, con mayor sentido de pertenencia y que ofrezca una atención al cliente de mejor calidad.

Esta herramienta ofrece una amplia gama de beneficios desde todas las vertientes. De cara a los inversionistas, hoy no hay fondos de inversión o accionistas importantes que confíen en compañías que no lleven a cabo las prácticas más innovadoras en cuanto a lo social/ambiental o al personal interno, de cara a los empleados que podrían manejarse de forma más independiente y por resultados, de cara al negocio que podría incrementar su potencialidad y de cara al medioambiente, porque las compañías que apuestan por el Teletrabajo contribuyen a reducir la huella de carbono y otros contaminantes atmosféricos.

El Teletrabajo, que fue una ola revulsiva que sacudió el avispero de muchas empresas, hoy se presume como un eslabón esencial para que aquellas compañías que buscan promover negocios sostenibles en el largo plazo, aportándole valor a los inversionistas, empleados y a la sociedad.

(*) Director de Jobing Consultores.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario