Por qué ciertas industrias deberían aceptar bitcoin

Opiniones

Más allá de las razones particulares de nuestra microeconomía, esta situación se repite en todos los países del mundo, y son cada vez más los economistas e inversores detractores que comunican en sus redes sociales o en televisión, que estaban equivocados y que finalmente entendieron el valor de Bitcoin.

Sin recaer en explicaciones técnicas o de fondo sobre por qué Bitcoin hace sentido, nadie puede negar que esta moneda es un tema que se ha instalado en todos los medios de comunicación, en la city porteña y en la cabeza de gran parte de los argentinos.

Más allá de las razones particulares de nuestra microeconomía, esta situación se repite en todos los países del mundo, y son cada vez más los economistas e inversores detractores que comunican en sus redes sociales o en televisión, que estaban equivocados y que finalmente entendieron el valor de Bitcoin.

Hipotéticamente hablando, si ya no hubiera duda de que Bitcoin vino para quedarse, sólo le quedaría el camino del crecimiento de la demanda, con una oferta inelástica cada vez más contraída y su consecuente apreciación.

Pero, a pesar de esto, una cosa sigue siendo clara: hoy el Bitcoin se usa más como reserva de valor o ahorro que como medio de pago o unidad de cuenta (crítica errónea que aún hacen varios economistas). Más allá de que Tesla haya empezado a aceptar Bitcoin para comprar sus autos, o que VISA y PAYPAL lo permitan en diversas operaciones, la realidad es que el principal uso de Bitcoin seguirá siendo el ahorro, pues nadie quiere bajarse del caballo cuando va adelante.

En este escenario, promover la compra de bienes y servicios con Bitcoin parece algo lejano, pero es importante entender cómo piensan los tenedores de criptomonedas para comprender qué industrias serían las más propensas a recibir éstas como medio de pago.

Eso sí, antes de arrancar, déjeme aclararle que si aún prejuzga que Bitcoin “es difícil de entender”, que “no sabrá qué hacer con esas monedas”, o que “es ilegal o difícil contabilizar y convertir a dólares o pesos al instante”, está totalmente equivocado.

Para sintetizar, la UIF permite que todos los Sujetos Obligados acepten Bitcoin como medio de pago y el BCRA que se use como medio privado de pago. Además puede facturar en pesos pero cobrar en Bitcoins. Así que, aquí les dejo una buena recomendación: empezar a participar en las charlas y conferencias que organiza la ONG Bitcoin Argentina.

Lo primero a entender es a Bitcoin como una moneda de ahorro

En el 2013 muchísimas empresas, incluida Microsoft, se lanzaron a aceptar Bitcoins como medio de pago y se populó de proveedores que ofrecían integraciones para cobros de sus productos con Bitcoins. Inclusive en Argentina, hubo casos concretos de ciertos servicios que hacían sentido en ciertas industrias (como la hotelera) pero que tras las apertura del cepo cambiario parecía que dejaba de hacer sentido.

A pesar de ello, con el tiempo y la falta de interés por parte de los compradores en usar sus monedas para comprar, la falta de visión de largo plazo por parte de los comerciantes y el pequeño nicho de mercado, fueron muy pocos los que siguieron aceptando las monedas.

Hoy está claro que quienes, en cambio, comprendieron que era mejor ahorrarlo que gastarlo, apostaron por el caballo correcto y más que demostrar que como medio de pago no servía, demostraron que (aunque posible), no era la opción preferida. La buena moneda no circula, se guarda, y el “bitcoiner” primero gastará sus pesos, luego gastará sus dólares, luego venderá su oro y finalmente venderá sus Bitcoins.

Si usted no divisa ninguna ventaja por pagar en Bitcoin entonces no los gastará. “Si usted no prefiere al Bitcoin, el Bitcoin no lo prefiere a usted”.

A pesar de ese escenario -difícil para algunos de divisar en el 2013-, hoy con cada moneda a 60 mil dólares parece una obviedad. Pero hay una cosa que se mantiene y mantendrá constante: la moneda no se come, la moneda es un medio para un fin, es una reserva de valor para cuando ese valor quiera ser ejecutado.

Así que no todo está perdido, y ese valor depositado en Bitcoin tarde o temprano se volcará al mercado de bienes y servicios. Así pues, si mezclamos el concepto de moneda de ahorro y ventajas en su utilización, quizás podemos atisbar algunas de las industrias donde Bitcoin hace mayor sentido.

La gente ahorra para pequeños gustos y para grandes cosas. Los pequeños gustos seguramente se los dará con el ingreso diario, así que los dejaremos de lado por ahora (salvo que todos empiecen a usar Lightning Network, pero será para otro artículo de “Cómo llevar Bitcoin a las masas”), así que vamos a enfocarnos en esos grandes gustos y gastos.

Bitcoin en el Real Estate

Una de las principales razones del ahorro es poder comprar, mejorar o cambiar la casa y el monto que ello implica no está al alcance de un sueldo mensual sino que es el resultado de una previsión.

Con el Bitcoin a 60K, son varios los que compraron temprano que hoy se verían tentados. Sumado a eso, la ventaja de poder hacer el pago y certificar la recepción al instante y delante del escribano sin importar el volumen que sea, es una ventaja comparada con cualquier otro medio a utilizar.

No por nada estos días hemos escuchado bastante hablar sobre Bitcoin e inmuebles y hay grandes expectativas que con el sinceramiento de activos en el exterior reglamentado el Lunes 19 de abril, parte de los tenedores que no supieron cómo declarar oportunamente sus monedas, encuentren un modo de hacerlo ahora.

Bitcoin en el Turismo

Otra gran razón para ahorrar es viajar. Una encuesta que hice en FB, el 41% de los bitcoiners decían que gastarían más que antes en sus viajes cuando el Bitcoin se aprecia, el 45% dijo lo mismo y sólo el 14% reduciría su gasto.

Garbarino Viajes en Argentina fue la primer agencia grande en aceptar Bitcoins, pero más allá de su experiencia local, Expedia y Destinia aumentaron muchísimo su ticket promedio de venta cuando eran en Cryptomonedas.

Para el turista no pensar en cambios de monedas, sobrecargar tarjetas, y para la agencia, integrar la cadena de pagos a través de Bitcoin, suena lógico y ventajoso. Si el Bitcoin se apreció, mejorará su hotel, reservará autos, comerá mejor, entre otras cosas.

Bitcoin y la Industria Automotriz

When Lambo? La Lamborgini es un meme en el mundo de los bitcoiners, por ser un auto deportivo, de lujo y caro, un deseo lejano y representante de éxito. Pero más allá de la broma, la gente ahorra para comprar o cambiar un auto. Seguramente si repito la pregunta que hice sobre el Turismo, hasta comprarían un mejor auto a medida que se aprecia la moneda.

Todos escuchamos que Tesla ahora acepta Bitcoins para la compra de sus autos y no cabe duda de la alineación ideológica entre los bitcoiners y una empresa de tecnología disruptiva en una industria de dinosaurios, que además pone todos sus secretos a open source para que otros puedan copiarse y crear encima de eso, y así es Bitcoin.

Obviamente varios bitcoiners comprarán este auto pero, llevándolo a la tierra de los mortales argentinos, si la industria automotriz abraza al Bitcoin, el pago es inmediato más allá del volumen, todo esto sin necesidad de convertir a moneda local.

Hoy en día, hay varios otros ejemplos más de industrias posibles y lógicas como las del lujo, en las cuales operar con Bitcoins ya se ha convertido, desde todo punto de vista, en una ventaja.

(*) Presidente de la ONG Bitcoin Argentina y Co-fundador Alianza Blockchain Iberoamérica (@RodolfoBits)

Dejá tu comentario