Bolsa de México, y su potencial de crecimiento para este año

Opiniones

México es, sin dudas, junto con la Argentina y Brasil, una de las potencias latinoamericanas más importantes. Con una rebosante economía de más de 107 millones de habitantes, un PBI nominal aproximadamente del doble que el de nuestro país, un sinnúmero de recursos naturales y una infraestructura que combina producciones estatales y privadas de energía, transporte, comunicaciones e industria, México se destaca entre los países latinos por su fortaleza e inmenso potencial de crecimiento. Tomando como principal ejemplo, tenemos el impresionante crecimiento que ha tenido la Bolsa mexicana en los últimos años, siendo una de las principales en el mundo por su rendimiento. Si tomamos como referencia el valor del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) mexicano a mediados del año 2001, cuando su valor era de 5.531 puntos, y lo comparamos con el máximo conseguido en octubre de 2007 que fue de 32.851 puntos, vemos rápidamente que tuvo un crecimiento de 593%, que la posiciona entre las Bolsas que más han crecido en todo el mundo. Algunas de las empresas que componen este índice, como Amé-rica Móvil, Wal-Mart México, Televisa y Telmex, también han tenido importantes avances en dicho período, reflejando de alguna manera la excelente situación financiera por la cual pasa el sector empresarial de México. Otro aspecto a resaltar, es la relativa "independencia" que goza esta bolsa con respecto a las demás Bolsas mundiales, especialmente refiriéndonos a la de su país vecino, los Estados Unidos. Si bien los principales mercados de este último país también tuvieron un importante avance durante el período 2006-2007, en lo que va de 2008 no han mostrado tal comportamiento, y más bien han entrado en una fase correctiva que todavía muestra lejos los máximos del Dow Jones en torno a los 14.200 puntos que fuesen conseguidos en setiembre de 2007. En cambio, el IPC mexicano, luego de alcanzar mínimos en enero de este año cercanos a los 25.280 puntos, ha logrado recuperarse de muy buena manera y quedarse a menos de 600 puntos de su máximo histórico, con buenas perspectivas de superarlo en un plazo no muy lejano. Esta fortaleza que muestra la Bolsa mexicana, que viene prolongándose desde hace varios años, ha comenzado a tener su impacto en las principales variables económicas del país. Para mencionar sólo algunas, tanto tasas de crecimiento, de interés, de inflación y de desempleo han mostrado números alentadores, y excelentes si las comparamos con la de los principales países de la región.

Toda esta información nos lleva a hacernos una serie de preguntas muy elementales: ¿seguirá creciendo este coloso latinoamericano?, ¿cuáles son las perspectivas para el largo y corto plazo?, ¿es México una opción viable para invertir en su mercado financiero? Intentaremos responder estas preguntas a través de nuestros análisis, que nos indicarán si México es o no su opción a la hora de canalizar fondos de inversión.

EL ANALISIS. LARGO PLAZO

Cuando ingresamos en el análisis de largo plazo, y sirviéndonos de los gráficos adjuntos en esta nota, vemos claramente el importante proceso alcista que viene desarrollándose en el IPC sobre todo desde el año 2003 hasta la actualidad. Toda esta secuencia puede ser encauzada dentro de un canal alcista que sirve como indicador para determinar posibles comportamientos del precio del índice hacia futuro. Apoyado en este indicador, tenemos nuestro conteo preferido, que identifica la concreción de las 4 primeras ondas de este proceso alcista. Recordemos que nuestra técnica de análisis, Elliott Wave, etiqueta a toda secuencia tendencial en 5 ondas internas, de las cuales las ondas 1, 3 y 5 mantienen el curso de la tendencia, y las ondas 2 y 4 son correctivas a la misma. En base a esto, es que consideramos que el IPC todavía tiene un buen potencial de seguir avanzando hacia los próximos meses, como parte de la onda 5 del proceso alcista que venimos mencionando.

Como objetivos tentativos, y teniendo en cuenta de que la onda 5 puede llegar a tener un tamaño de 1,618 veces la onda 1, proponemos un primer candidato a ser logrado la zona de 34.000 puntos. Este sería el principal nivel a monitorear, aunque tampoco se puede descartar la posibilidad de ver extensiones alcistas con intenciones de colocar al índice incluso por encima de los 34.500-35.000 puntos. Sea cual fuese finalmente el máximo alcanzado, lo importante de esta visión es la noción de que recién cuando se alcancen estos objetivos planteados, podremos estar hablando de un techo de importancia. La confianza en esta visión alcista se incrementará una vez que el IPC supere el máximo histórico previo ya mencionado de 32.523 puntos, y con avances por encima de los 33.000 puntos. Estas señales nos darían serios indicios de que el índice estaría en condiciones de continuar su avance hacia el objetivo ideal planteado.

EL ANALISIS. CORTO PLAZO

Cuando acotamos nuestra visión al corto plazo, destacamos el hecho de considerar que en el mínimo de enero de 2008 en torno a los 25.282 puntos, fue establecido el piso de la onda 4 del proceso alcista, desde donde deberían seguir desarrollándose las actuales recuperaciones hacia niveles importantes. La secuencia correctiva desde el máximo de 32.523 puntos en forma de zig-zag de 3 ondas (figura correctiva más común en nuestros análisis), y la reciente superación de una importante resistencia ubicada en la zona de 31.500 puntos, son señales decisivas para considerar que ya nos encontramos embarcados dentro del último tramo alcista que representa la onda 5. De esta manera, favorecemos un primer avance hacia el escollo que representa el nivel de 32.523 puntos, y una vez superado el mismo, estarían sentadas las condiciones para seguir viendo prolongaciones hacia niveles más ambiciosos en torno a los 33.000 pesos. Así conjugamos nuestra visión de fondo con la actual coyuntura, que coincidirían en el hecho de ver un IPC remontándose hacia niveles superiores.

Vale la pena mencionar el hecho de que estos movimientos alcistas no se darán de manera lineal y directa, sino que es propio de los mercados financieros los movimientos oscilantes, alternando entre fases alcistas y fases correctivas. Por este motivo, no podemos descuidar la eventualidad de recortes intermedios, que deberían ser contenidos por soportes ubicados en la zona de 31.000, de 30.000 o incluso de 29.000 puntos. Perforaciones de este extremo dejaría vulnerable al IPC de seguir sufriendo ajustes hacia niveles más deprimidos, pudiendo caer incluso por debajo de los 27.000 puntos. El soporte crítico en esta visión alcista para la Bolsa de México, se encuentra en el mínimo de 25.282 puntos, conseguido a mediados de enero pasado. Unicamente con una perforación de este valor es que estaremos descartando el actual escenario positivo, y pasaremos a considerar un cuadro correctivo que podría llevar al precio del índice hacia valores realmente más deprimidos en los próximos meses.

Para finalizar, y volviendo a las preguntas que nos hicimos algunos párrafos más arriba, la respuesta es casi lógica: México es una excelente oportunidad de inversión en estos momentos, para lo que resta de 2008. La misma no debería ser desperdiciada...

Dejá tu comentario