La próxima superpotencia cripto

Opiniones

Grandes fuentes de energía nuclear pueden convertir a un país como Ucrania en la próxima superpotencia mundial de criptomonedas y la empresa estatal Energoatom ya ha puesto en marcha los planes para lograrlo.

Hace treinta y cinco años, en la madrugada del 26 de abril de 1986, explotaba el reactor número 4 de la central nuclear Vladimir Ilich Lenin de Chernóbil, desprendiendo a la atmosfera toneladas de elementos tóxicos cuya radiación sería 200 veces superior a la provocada por las bombas arrojadas sobre Hiroshima y Nagasaki durante la segunda guerra mundial.

A causa de este accidente, millones de personas en un radio de 150.000 kilómetros cuadrados serían afectadas, acelerando la caída de la Unión Soviética.

Sin embargo, esta catástrofe no convenció al gobierno soviético de abandonar esta tecnología.

Desde entonces, Ucrania, al igual que Rusia, siguen elaborando programas para la construcción de nuevos reactores, como también, para la prolongación del funcionamiento de los bloques que han agotado su vida útil, aun entendiendo los peligros que eso conlleva.

cripto1.jpg

A la fecha, Ucrania alcanzó un máximo de 15 reactores distribuidos en cuatro centrales nucleares (Jmelnitski, Rovno, Ucrania del Sur y Zaporozhie), las cuales representan la columna vertebral del portafolio energético del país, produciendo el 53% de la electricidad, frente al 31% del Carbón, 7% del gas y 8% de la energía hidroeléctrica.

Gracias a este mix energético, se ha convertido en el país con el precio de electricidad por kWh más bajo de Europa (USD 0,04 con impuestos).

cripto2.jpg

En los últimos años, estas centrales han utilizado solo el 69% de la capacidad instalada (13 GWe de potencia), situación que se agravó con la disminución del consumo eléctrico que trajó el confinamiento del Covid-19. Su resultado, un excedente de energía nuclear.

Bajo este contexto, el 6 de mayo del 2020, el Ministerio de Energía comunicó que el desperdicio sería utilizado para impulsar las políticas públicas del presidente Volodymyr Zelensky, quien, en abril de 2019, había prometido transformar al país en un centro de tecnología digital.

Y, cuando un país cuenta con excedentes de energía barata, ¿Qué hace? Proponer la criptomineria como una solución moderna para obtener nuevos ingresos fiscales.

ENERGOATOM

El 5 de mayo, día previo al anuncio, Olha Buslavets (Ministro de Energía) le solicitaba por carta a Energoatom, la empresa estatal encargada de administrar las centrales nucleares, que para el 8 de mayo explorará todas las formas posibles de minar criptomonedas con el excedente energético.

Así, la compañía presentó una iniciativa para impulsar la criptomineria que se puso en marcha en octubre de 2020, cuando su presidente interino, Petro Kotin, firmó un memorándum de entendimiento con la subsidiaria de la minera holandesa Bitfury, con el objetivo de operar múltiples granjas de minería cerca de sus cuatro plantas nucleares.

Como parte de este acuerdo, ambas compañías establecieron como primera fase construir un gigantesco centro de datos impulsado por la central nuclear de Rovno. Y este año, dieron su primer paso para hacerlo realidad.

El 26 de enero el contratista de ingeniería energética Kyiv Energy Construction Company (KEBK) ganó una licitación pública para empezar a trabajar en la instalación, estableciéndose como fecha limite el 31 de agosto del 2022.

Según un informe de Data Center Dynamics, inicialmente esta instalación, equipada por el fabricante ucraniano de equipos mineros Hotmine, utilizaría entre 250 MW y 500 MW, y podría llegar hasta 2-3 GW en condiciones normales.

Para contextualizar, esta es la potencia que alcanzan las granjas de hidrominería chinas más grandes en épocas de lluvia.

Pisando a China

Como siempre en este ecosistema, es imposible no mencionar a China, que se ha convertido en el principal minero con grandes pools y control mayoritario sobre las principales BlockChains.

Datos presentados en abril de 2020 por el Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge (CCAF) demostraban que el gigante asiático representaba el 65% del poder total de la red Bitcoin, eclipsando al resto de los participantes.

cripto3.jpg

La minería en el país sigue siendo una industria en crecimiento que se sustenta en mano de obra barata, cercanía a centros de producción de hardware y bajos costos eléctricos gracias a la hidrominería.

Sin embargo, en abril de 2019, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reformas de China incluyó a la minería en la lista de industrias que se deben erradicar para mejorar la eficiencia energética. Y, desde entonces, muchos gobiernos locales han elaborado políticas para seguir sus lineamientos.

Uno de ellos es Mongolia Interior, una región autónoma que representa el 8% de la potencia informática mundial de Bitcoin, cuyo gobierno anunció, este 25 de febrero, que, a partir de abril, la minería de criptomonedas se encontraría prohibida.

La inestabilidad política para establecer operaciones mineras ha desviado la atención de los mineros hacia otros países, disminuyendo el poder de hash chino en comparación con el año pasado a un 50%.

Aquí Ucrania, una de las áreas pro-cripto cercanas, entra en escena dado que, este año, el Ministerio de Desarrollo Económico y Comercio tiene prevista la legalización de las criptomonedas.

Grandes fuentes de energía económica y normas claras convertirán a Ucrania en una superpotencia en el mapa de la criptominería, comenzando a hacerle frente a potencias globales como China.

Sus centrales nucleares utilizaran su poder computacional para satisfacer la creciente demanda e interés de las principales criptomonedas, donde Bitcoin, Ethereum y, la plata digital, Litecoin (LTC) tienen un gran potencial de crecimiento.

(*) Analista de Inversiones de Inversor Global

Dejá tu comentario