Dos dígitos

Opiniones

Daniel Artana dijo ayer que la suba de la inflación registrada en los últimos meses se controla «dejando que el Banco Central actué y tratando de que el resto del gobierno lo ayude con una política salarial y una política de expansión del gasto público más prudente». En diálogo radial con Marcelo Longobardi, el economista de FIEL dijo que existe riesgo de tener «inflación de dos dígitos este año, aunque todavía se puede controlar en un dígito».

PERIODISTA: La inflación sube. ¿Es grave el tema?

Daniel Artana: Es un tema para preocuparse. ¿Por qué ahora eso empezó a pegar en los precios? Porque el gobierno ha seguido una política salarial que ha venido muy por encima de los aumentos de productividad. Los salarios vienen subiendo 12% anual y la productividad está relativamente estancada. Además, sigue habiendo una política de expansión de gasto público que mete más demanda en un momento donde justamente no faltaba demanda. ¿Cómo se resuelve esto? Dejando que el Banco Central actúe y tratando de que el resto del gobierno lo ayude con una política salarial y una política de expansión del gasto público más prudente. La peor solución es tratar de empezar a buscar chivos expiatorios o cuestiones de boicots.

P.:
¿Esto se arregla con absorción monetaria, algunos aumentos de tasa de interés, con dejar que el dólar no suba más de 2,90?

D.A.: Uno tiene que ser consciente de que hay una primera batería de medidas que al Central le pueden funcionar y si no, tendrá que subir la tasa de interés. El día que suba la tasa de interés, eso alienta a una entrada de capitales, que es lo mismo que decir que hay que dejar apreciar el tipo de cambio nominal. Por ahí no hace falta, pero es lo que hizo el Banco Central de Brasil.


P.:
Cuando hablamos de riesgo inflacionario, ¿de qué estamos hablando?

D.A.: De una economía que puede tener una inflación de dos dígitos, aunque todavía se puede controlar en un dígito
.

M.L.:
¿Esto dependerá entonces del Banco Central?

D.A.: Depende del Banco Central si lo dejan actuar. La reacción del gobierno es que cuando se siente apretado por la circunstancia, busca siempre un culpable: desde los sucesos de la Fuerza Aérea, estar cuatro días en silencio cuando pasó lo de Cromañón, siempre estar como extraviado. Acá tampoco empezaron bien. Creo que en esto tienen que dejar actuar a los técnicos que son los que pueden resolver el problema. Si lo politizan, va a ser peor
.

Dejá tu comentario