Dime qué riesgo tienes y te diré qué perfil de inversor tienes

Opiniones

Llega la segunda parte del año, con un horizonte algo más despejado, y los inversores deben volver a repensar sus estrategias. Tres perfiles, tres posibilidades.

El inversor no tuvo un 2020 tranquilo. Haber obtenido una rentabilidad atractiva fue por momentos una misión imposible. La coyuntura obligó a que las estrategias de inversión deban ser dinámicas y flexibles, y en consecuencia, la administración activa de una posición fue un dato clave para que una cartera haya sobrevivido a la volatilidad experimentada.

Ahora bien, llegada la segunda parte del año, con algo más de información, y con un horizonte algo más despejado -aunque muy lejos de no tener algunos “nubarrones” peligrosos por delante-, los inversores deben volver a repensar sus estrategias. En este punto, acercamos tres ideas para diferentes perfiles de inversor.

Siempre igualmente, y quizás vale enfatizar, teniendo en claro que estamos lejos de un escenario libre de riesgos. Y acá no sólo no hablo de los locales (ya conocidos, o sobre la mesa hoy en día), sino también externos. Aunque, así y todo, es interesante conocer que el mercado sigue ofreciendo opciones interesantes, solo hay que saber dónde buscar...

1. Una cartera para un perfil conservador

Para aquellos que tengan expectativas más bien pesimistas de la coyuntura que se está enfrentando, va a buscar mantener (o se sentirá más cómodo) con una posición más dolarizada. Acá una opción, desde el mercado local, son los FCI Latam que permiten diversificar una cartera por fuera del riesgo local. Recordemos que estos invierten, principalmente, en Chile y/o Brasil. Otra opción pueden ser activos del exterior (ETFS, Fondos, etc) con objetivo principalmente en renta fija investmente grade, de duration corta/media.

Mientras que en pesos, y que pueden llegar a actuar como cobertura, si el escenario esperado es de una aceleración en la devaluación pueden ser los Cedears –también permiten exponerse a riesgo externo- o los activos Dólar Linked. Pero es importante entender que la volatilidad de estos dos últimos instrumentos no se coinciden con un perfil conservador, ya que presentan una volatilidad mayor, a la que suele ser aceptable en una cartera de este tipo.

También en pesos, aunque bajo otro tipo de estrategia, hay opciones interesantes en los FCI –en especial, para inversores minoristas- denominados T+1, o letras de corto plazo (del Tesoro o provinciales).

2. Una cartera para un perfil moderado

Es el inversor que está dispuesto asumir algo más de riesgo, a cambio de una rentabilidad mayor. Y la ponderación entre pesos y dólares puede ser bastante más equitativa. Sumamos acá como atractivas una mayor ponderación quizás de las opciones ya mencionadas: como T+1 en pesos, pero también fondos Dólar Linked, o activos CER. En este último caso, se puede ir por dos caminos. El primero puede ser directamente ir a la curva de bonos indexados –entre ellos, el TX21, TX23, o incluso el DICP, entre otros-, el otro puede ir a un fondo que tenga este objetivo. Recordemos que los activos por CER lo que permiten es acompañar la inflación en un marco de expectativas alcistas; por lo que son vistas como una opción de cobertura.

Incluso puede ser alternativa una participación, aunque mínima, de un FCI de Renta Variable. ¿Por qué FCI? Porque permite una mejor diversificación si la cartera es chica.

En la parte en dólares, por ejemplo, apuntamos nuevamente a posiciones en fondos o ETFs pero apuntando a un mayor riesgo en cuanto a los activos en su cartera, e incluso –como vimos en el mercado local- renta variable.

3. Una cartera para un perfil agresiva

Acá elevamos no sólo la posición en pesos, sino también en riesgo local, mientras que en la parte en dólares incluso podemos sumar exposición a bonos argentinos (esperando una exitosa reestructuración, y una compresión posterior de los spread).

Claramente también se eleva la participación hasta 30/40% de las acciones locales, y títulos públicos y provinciales en pesos y en dólares. Ya mencionamos algunos bonos con CER, mientras que en los de dólares podemos analizar como interesantes el Córdoba 2026 y el Neuquén 2025, o en la curva soberana el DICA. Pero es importante acá tener una lectura clave de cuál es el punto en el que estamos parados.

(*) Licenciada en Economía especializada en mercados financieros. Directora de Portfolio Personal Inversiones (PPI).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario