1 de diciembre 2023 - 10:06

Por qué crece el diagnóstico de HIV entre mujeres maduras y qué podemos hacer al respecto

En el marco del Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, debemos hacer foco en un dato poco considerado: el número de argentinas 50+ con VIH se incrementa rápidamente. ¿Qué está pasando en nuestro país?

El SIDA es una complicación de la enfermedad conocida como Virus de la Inmunodeficiencia Humana.

El SIDA es una complicación de la enfermedad conocida como Virus de la Inmunodeficiencia Humana.

En las charlas sobre prevención y cuidado del VIH, las mujeres post-menopáusicas suelen quedar en segundo plano. Sin embargo, el número de mujeres mayores de 50 años viviendo con HIV se está incrementando rápidamente.

A nivel mundial, según ONUSIDA, 4.2 millones de personas, un 13% de las personas viviendo con VIH, son mayores de 50 años. Según datos del Boletín Epidemiológico publicado por la Dirección de Sida y ETS del Ministerio de Salud de la Nación en nuestro país se ve un aumento de los diagnósticos en mujeres entre los 45 y 59 años.

periodo-posnatal-madre-e-hijo.jpg
Cada 1° de diciembre se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida), una complicación de la enfermedad conocida como VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana).

Cada 1° de diciembre se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida), una complicación de la enfermedad conocida como VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana).

¿Por qué crece el porcentaje de mujeres 50+ con HIV?

La respuesta es compleja, pero se podría sintetizar en la combinación de falta de educación sexual y prejuicios. Cuando escribía “Triángulos Plateados: inteligencia sexual para vivir el deseo en la madurez”, mi nuevo libro editado por Galerna, entrevisté a casi 70 mujeres en diferentes países de Latinoamérica. Mientras indagaba acerca del deseo sexual en esta etapa, me sorprendió que en encuentros sexuales no se contemplara una adecuada profilaxis. Algunas de las causas que identifiqué detrás de este fenómeno riesgoso son:

  • Prejuicios: A pesar de la idea errónea de que las mujeres mayores no son activas sexualmente, muchas lo son. El crecimiento de la expectativa de vida, la apertura cultural y los fármacos que permiten sostener la erección prolongaron la vida sexual de las personas. Sin embargo, son pocos los profesionales de la salud que indagan sobre el tema en las consultas con personas mayores, no las testean ni les dan pautas claras sobre cómo protegerse.
  • Falta de educación sexual: Muchas mujeres mayores de 50 empiezan relaciones después de una ruptura o pérdida de pareja. Aquellas que han estado en relaciones monógamas durante mucho tiempo y ahora están siendo sexualmente activas con nuevas parejas pueden subestimar el riesgo de HIV y al no haber riesgo de embarazo creen que ya no necesitan cuidarse.
  • Falta de empoderamiento: Sin una educación sexual que las habilite para plantear límites que las protejan, no son pocas las que se sienten incómodas hablando de infecciones o exigiendo sexo seguro y, a pesar de ser conscientes del riesgo, “ceden” a no cuidarse para no generar fricciones en la relación con un compañero que muchas veces se niega a usar preservativo.
vih-sida.jpg
La efeméride se conmemora con el objetivo de informar y dar a conocer la situación de la enfermedad, y concientizar sobre prevención, tratamiento y atención a las personas que conviven con el virus. 

La efeméride se conmemora con el objetivo de informar y dar a conocer la situación de la enfermedad, y concientizar sobre prevención, tratamiento y atención a las personas que conviven con el virus.

Crece el diagnóstico de HIV entre mujeres maduras: qué podemos hacer al respecto

Como planteo en mi libro: El conocimiento es poder…¡y también placer!. Propongo que las mujeres maduras, colectivo en el que me encuentro, nos adueñamos de nuestra sexualidad y deseo con la premisa de que para disfrutar plenamente es fundamental sentirnos seguras y que somos nosotras las responsables de nuestro cuidado. En el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, propongo:

  • Informarnos: Entender el HIV y cómo protegernos, ya que post-menopausia las mujeres enfrentamos un riesgo mayor de contagio durante el sexo debido al adelgazamiento y fragilización del tejido de las paredes vaginales, con lo cual la necesidad de protegerse no disminuye. (Fundación Huésped en su sitio tiene muchísima información valiosa y clara).
  • Monitorearse: Pedir a los profesionales de la salud que incluyan el test de HIV en nuestros análisis de rutina. Un diagnóstico precoz es siempre más tratable que uno tardío.
  • Tomar las riendas de nuestro deseo: Protegernos física y emocionalmente con reglas claras. Sentirnos habilitadas a poner límites y negarnos a tener prácticas que nos pongan en riesgo. Si el compañero se niega o no puede usar preservativo, siempre podemos proponer un encuentro sexual en el que haya disfrute y estimulación mutua, pero que no incluya el coito.
  • Y como siempre…hablar con otras personas sobre este tema y poner palabras donde hasta hoy había silencios y prejuicios.

Dejá tu comentario

Te puede interesar