Inclusión digital: la educación en la provincia de Buenos Aires

Opiniones

Más de 4,7 millones de alumnos, debido al aislamiento social, preventivo y obligatorio, dejaron de ir a la escuela para explorar un nuevo formato de aprendizaje.

La pandemia del Covid-19 transformó la forma de vida de todos, profundizando las desigualdades y poniendo sobre la mesa nuevas dificultades.

En ese sentido, desde hace cuatro meses en la provincia de Buenos Aires más de 4,7 millones de alumnos, debido al aislamiento social, preventivo y obligatorio, dejaron de ir a la escuela para explorar un nuevo formato de aprendizaje.

Desde hace cuatro meses sólo algunos de ellos comenzaron a recibir la tarea por Whatsapp, consignas a partir de un correo electrónico o clases virtuales a través de una pantalla.

Y digo algunos porque en esta Provincia hay un 13% de chicos y chicas que no tienen forma de acceder a Internet, un 22% que no tiene una computadora en su casa y casi un 20% que no tiene un celular propio, sino que lo comparte con sus padres y hermanos. Y si bien se intentó compensar esta diferencia con la entrega de cuadernillos, fueron insuficientes y su contenido, en algunos casos, discutido.

Hace más de 120 días que cada uno de ellos vio vulnerado su Derecho a la Educación. 120 días donde quedaron doblemente aislados: de la rutina que tenían y del acceso digital por la falta de conectividad.

Y, más allá de que en los últimos cuatro años se cuadruplicó el despliegue de 4G, se aumentó la cantidad de hogares con internet y se mejoró la velocidad, aún persisten las desigualdades. Sobre todo, en los barrios más vulnerables donde escasean los recursos tecnológicos y el servicio se hace imposible de abonar.

En definitiva, ya pasaron cuatro meses y seguir aprendiendo terminó dependiendo de las condiciones materiales de cada hogar y de los elementos que se tenían a mano en el momento. Sin olvidar el enorme trabajo que están haciendo los docentes, madres y padres todos los días.

Por eso es que junto al diputado Sergio Siciliano presentamos un proyecto para garantizar la inclusión educativa digital y asegurar la continuidad pedagógica a través del acceso a internet para todos aquellos alumnos en situación de vulnerabilidad de escuelas primarias y secundarias de gestión estatal y de gestión privada mientras dure la suspensión de clases presenciales. Que, como ya adelantó el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, la vuelta a clases será “escalonada” y en lo inmediato “no van a poder volver todos los estudiantes”.

Por ello, frente a este escenario de incertidumbre, es que resulta imperioso implementar herramientas que resuelvan la emergencia pero que también sirvan de cara al futuro. Se trata de dar respuestas hoy y sentar las bases también para lo que seguramente será la transformación de la educación en la Provincia.

Si la educación es la principal herramienta igualadora de oportunidades, de lo que estoy convencida, más que nunca, es que el nuevo escenario exige que tomemos medidas rápidas. Pensando en el presente y en el futuro de aquellos que menos tienen en la Provincia.

Diputada Provincial de Buenos Aires por JxC

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario