"Retenciones no frenan precios, es una medida desesperada"

Opiniones

«Las retenciones a las exportaciones y los controlesde precios son medidas desesperadas que no combaten la inflación». Así opinó el economista catalán Xavier Mena López, actualmente de visita en la Argentina por esta semana para festejar el 50° aniversario de ESADE.

Durante el diálogo que mantuvo ayer con Ambito Financiero, este economista oriundo de Vielha, localidad ubicada en los Pirineos, no titubeó al asegurar que el Banco Central, que preside Martín Redrado, se está desviando de su función principal -que es combatir la inflación- por mantener el tipo de cambio en un valor determinado, al mismo tiempo que «dilapida sus reservas». Para Mena, la solución a la suba de precios está principalmente en manos del BCRA y se logra al aplicar una política de «metas de inflación».

Periodista: ¿Qué opina sobre las retenciones como política económica?

Xavier Mena López: Hay una doble vertiente. No sólo la Argentina, sino otros países agrícolas y exportadores han optado por la política de retencionescon un primer objetivo,que es el de asegurar el abastecimiento en el mercado doméstico. Por ejemplo, lo ha hecho Tailandia con el arroz, como otras naciones. Como economista creo que lo mejor es el comercio internacional y la apertura, y optar por las retenciones como una solución no es una buena opción porque se pueden generar reciprocidades entre todos los países y podría terminar hundiendo al comercio internacional. Pero la segunda cuestión que motiva las retenciones es la impositiva, y ahí ya es más difícil emitir una opinión porque es una cuestión entre el gobierno y los contribuyentes, en este caso el campo. La decisión tiene que surgir de la negociación entre el sector, la sociedad civil y las autoridades.

  • Gastos

    P.: En cuanto a la cuestión impositiva, ¿cree que el gobierno tiene que gravar con impuestos a los sectores que se ven beneficiados con ganancias importantes?

    X.M.L.: Los gobiernos tienen necesidades de recaudación fiscal siempre por encima de su gasto, porque no dejan de ser políticos democráticamente elegidos que tienen que tomar decisiones continuas de gasto. Por tanto, tienen que buscar ingresos, que se encuentran en aquellos productos con demanda rígida que son imprescindibles o bien en los sectores donde hay una situación de expansión, como son hoy en la Argentina las exportaciones agropecuarias. Esta es una cuestión universal.

    P.: ¿Cree que la resistencia del campo responde a esto o que es excesiva?

    X.M.L.: El campo, como cualquier otro sector, sabe que si no dice nada, al día siguiente le pondrán un punto más de tarifa y así sucesivamente. Entonces, como en una negociación de cualquier tipo -como en la salarial en una empresa o en el comercio internacional- en la fiscal las posturas al principio son duras para darle mayor credibilidad a la negociación.

    P.: ¿Cómo se soluciona el conflicto en la Argentina?

    X.M.L.:
    Negociando, porque todos están en el mismo barco, el gobierno, el campo y la sociedad en general.

    P.: ¿Cree que las retenciones a las exportaciones ayudan a mitigar la inflación, como alegó el gobierno en su momento?

    X.M.L.: No es el mejor instrumento. Controles de precios y retenciones a las exportaciones son medidas fáciles y un poco «a la desesperada». Una economía sin inflación se basa en lograr competitividad y eficiencia, bases institucionales sólidas, y sobre todo un Banco Central independiente que realice la política monetaria que necesita la competitividad de la economía y no la financiación del gasto público.

    P.: Ahora no tenemos una convertibilidad 1 a 1, pero tenemos un tipo de cambio anclado en una franja restringida entre 3,10 y 3,20. ¿Qué opina sobre esta política y sobre un BCRA que salió desesperado a vender dólares para mantenerlo?

    X.M.L.: La posibilidad de intervenir en los mercados de cambio y de mantener una moneda en valores que no se corresponden con los fundamentos de la economía es riesgosa. Mantener un tipo de cambio artificial más allá del corto plazo es imposible. Por tanto, creo que cuando algún Banco Central, como el de la Argentina, pretende mantener tipos de cambio en una banda que más o menos se corresponde con la competencia de la economía, es dilapidar las reservas internacionales.

    Entrevista de Laura Costa
  • Dejá tu comentario